domingo, 31 de mayo de 2015

Sociedad en las colonias hispanoamericanas

Cuando se habla de América Latina se hace referencia a su condición de "mestiza", esta característica comienza a perfilarse en la época colonial, como resultado de la gran afluencia de corrientes migratorias (opcionales y forzadas) que se sumaron a la población local. La diversidad étnica que provocó ese mestizaje, es visible hoy en las características biológicas y culturales de nuestros pueblos.
Caracterizada por la diversidad de tipos humanos que la conformaron, la sociedad colonial hispanoamericana fue relativamente abierta al principio de la conquista, y se  fue cerrando paulatinamente hasta convertirse en una organización rígidamente organizada.
Basada en la riqueza, el poder político y el color de la piel ("pigmentocracia"), tuvo una organización sumamente jerarquizada.




 "Las sociedades de los dominios coloniales españoles se conformaron a partir de tres grupos étnicos de diferente origen: los indígenas, nativos de América; los blancos, llegados de Europa; y los negros, provenientes de Africa. Durante el proceso de conquista y colonización fue creciendo un cuarto grupo, producto de la mezcla de los otros tres, al que se denominó castas. Como resultado de ese proceso de mestizaje se diferenciaron tres nuevos grupos entre la población: los mestizos (mezcla de español e indígena), los mulatos (mezcla de español y negra) y los zambos (mezcla de negro e indígena). Durante el siglo XVIII el proceso de mestizaje estaba muy avanzado, y en muchas regiones el número de mestizos predominaba sobre el resto de la población.
     El mestizaje se vio favorecido por el escaso número de mujeres llegadas de España, debido a que allí sólo se les permitía emigrar a las casadas. Muchos de los hijos mestizos eran producto de relaciones extramatrimoniales, ya que habitualmente los españoles sólo se casaban con españolas. Los hijos de padre y madre españoles nacidos en América fueron llamados criollos.
     La existencia de estos diferentes grupos de acuerdo con su origen o color de piel tuvo una gran importancia en la sociedad colonial del siglo XVIII. Los blancos eran una minoría, pero ocupaban los lugares de privilegio, tanto por su riqueza como por su prestigio social. Las diferencias sociales se acentuaban aún más por las diferencias de origen y de color de piel.

Las Castas.
       El aumento de la población mestiza preocupó a la minoría blanca dominante. El intento por reforzar las diferencias sociales a partir del color de la piel dio origen a una compleja clasificación de todas las posibles mezclas entre blancos, indígenas y negros. Alguno de los nombres con que denominó a las mezclas de castas fueron: tercerón, cuarterón, quinterón, octavón, castizo, morisco, calpanmulata, chino, lobo, jibaro, coyote, puchuel, albarrazado, genizaro, albino, grifo, salta atrás, tente en el aire, no te entiendo."1

A continuación se relatan las características de cada uno de los grupos étnicos mencionados.

 La población blanca
"Se integró inicialmente con los conquistadores y sus descendientes, aumentándose paulatinamente con contingentes colonos.
     Mediante una legislación adecuada la Corona procuró estimular la emigración blanca hacia los dominios  americanos. Las mujeres solas no podían pasar a Indias, solamente las casadas podían hacerlo, lo cual de alguna manera impulsó las uniones de españoles con indias y el surgimiento de un numeroso mestizaje. Frente a la inmigración legal, esto es, con la indispensable licencia real, se produjo una inmigración clandestina que no pudo ser controlada. Los extranjeros, salvo casos especiales, tenían la entrada prohibida, de ahí que su número fuese muy reducido.Blancos conquistadores.
     Después de la primera etapa inmigratoria (la del tiempo de la Conquista) hubo una segunda corriente, que tuvo distintas características. Se advierte una mayor participación de la mujer, en tanto que el interés general, más que orientarse hacia la aventura, buscó el afincamiento y el tranquilo disfrute de una propiedad.
     Las regiones más codiciadas fueron, naturalmente, aquellas que ofrecieron mayores riquezas minerales y mayor cantidad de mano de obra indígena (México y Perú). La colonización, inicialmente radicada en las Antillas y Tierra firme, se desplazó hacia esos centros, en tanto que en los territorios que ofrecían menores ventajas la colonización fue más tardía y menos intensiva(...).
     Los blancos  eran el grupo más poderoso. Lo componían los españoles y los criollos."2

Españoles o peninsulares
Españoles en América 
Español residente en América.

"Los españoles nacidos en la península Ibérica que vinieron a América tenían dentro de la colonia los mayores privilegios y estaban autorizados a asumir los cargos más importantes del gobierno y de la administración; también tenían derecho a la más alta jerarquía eclesiástica y del ejército.
Aunque, en general, los españoles no provenían de la nobleza peninsular, era frecuente que accedieran a títulos nobiliarios menores (como el que les confería el título de "hidalgos") por sus servicios a la Corona en las Indias.
Entre los españoles existían grupos que se diferenciaban por su origen en la península Ibérica: por ejemplo, la empresa colonizadora y conquistadora estuvo mayoritariamente en manos de los castellanos, más tarde llegaron al continente los catalanes y los mallorquines para organizar empresas comerciales. También se distinguían por su fortuna, o por su lugar en la economía o la administración colonial: por ejemplo, los encomenderos eran un grupo que, entre los españoles, tenían identidad propia y solían actuar defendiendo sus intereses"3
"Los españoles formaban el sector social más importante. Ocupaban los cargos políticos altos (virreyes, auditores, gobernadores). Algunos se desempeñaban como comerciantes, abogados y sacerdotes, pero eran sobre todo los propietarios de las grandes haciendas y de los yacimientos mineros.
     Una figura de gran importancia social fue el hacendado, que al estilo de los señores feudales tenía cárceles en su propiedad y ejercía justicia sobre sus dependientes. La supremacía social de los españoles se indicaba en diversas circunstancias: ocupando los primeros lugares en las ceremonias públicas y religiosas, estaban exentos del azote público, con el que se castigaba al resto de la población por incurrir en delitos menores. Tenían además las mejores posibilidades para su educación y rechazaban los trabajos agrícolas o artesanales, que consideraban exclusivos de "gente de inferior condición".4
     
Los criollos
 Eran los descendientes de españoles, nacidos en tierras americanas. A diferencia de sus progenitores, estaban en general excluidos de los cargos principales del gobierno colonial y no gozaban de todas las prerrogativas de los peninsulares."5


Los indígenas
Antes de la llegada de los españoles la población indígena de los territorios conquistados ascendía aproximadamente a doce millones y medio. Esta población se hallaba desigualmente distribuida a lo largo de dilatadas regiones; los centros principales fueron los ocupados por altas culturas autóctonas (México, Perú), convertidos luego en los núcleos virreinales más encumbrados.
     Después del proceso de la Conquista se produjo un brusco descenso de la población indígena. Entre 1492 y 1570 la disminución fue del orden de los dos millones y medio, manteniéndose a un ritmo menor a lo largo de todo el período colonial."6

Los sistemas de tutelaje indígena.

"En 1542, las "leyes nuevas" establecieron que la situación legal del indígena sería la de súbdito libre de la corona de Castilla, pero alegando "desorientación espiritual" y "atraso cultural" eran considerados como "menores de edad", incapaces de valerse por sí mismos y que requerían ser tutelados por los europeos.
Nadie podía esclavizarlos ni comprarlos (aunque en las fronteras se dio igual).
Se establecieron horarios de trabajo, prohibición del trabajo infantil (menores de 18 años), se fijaron salarios, se dieron derechos en cuanto a medidas sanitarias (defensa de la salud y atención en caso de accidentes). Lo cierto es que las leyes nuevas, en gran número de casos, no se aplicaron  tal cual se establecían, y la situación legal del indígena dio pie a los abusos por parte de encomenderos y corregidores.
Entre los sistemas de tutela, entoncontramos la encomienda, la mita, los corregimientos y las misiones.

 La Encomienda.

Creada en 1503 era un sistema de tutela y trabajo forzoso para indígenas de 18 a 50 años.
Fue el sistema más usado durante el siglo XVI.
"La encomienda consistía en la asignación, por parte de la corona, de una determinada cantidad de aborígenes a un súbdito español, encomendero, en compensación por los servicios prestados. Tras esto, el encomendero se hacía responsable de los nativos puestos a su cargo, los evangelizaba, y percibía los beneficios obtenidos del trabajo que realizaban los nativos.

Indígenas americanos
Indígenas y españoles

Durante los primeros años de la encomienda, no existía ningún tipo de regulación ni jurisdicción que garantizase los derechos de los aborígenes, por lo cual, éstos eran explotados. Con las Leyes de Burgos de 1512 se establecieron una serie de pautas con respecto al uso de la encomienda, y se hizo especial hincapié en el buen trato a los aborígenes. Sin embargo, los abusos continuaron perpetuándose."7


El encomendero debía construir una iglesia, bautizar a los recién nacidos, dar sepultura a los muertos, alfabetizar a los hijos de los caciques, dar como paga una alimentación suficiente. Los trabajos en las minas no podían superar los 5 meses y no podían recibir castigos físicos.
El encomendero debía pagar impuestos y brindar servicio militar a la corona.
Cada 50 indígenas, el encomendero debía construir 4 chozas con 1 hamaca por persona.
Cada indígena recibía una parcela hereditaria y aves de corral.
El máximo de indígenas por encomendero era de 150.

mita

La Mita.

Es un sistema de trabajo rotativo, obligatorio, asalariado, por sorteo, de origen incaico.

Se aplicó para el trabajo en minas, fortificaciones, ingenios azucareros, obrajes y obras públicas.
Los indígenas tenían un pago diario o semanal, viáticos de viaje, casa, comida, servicios religiosos, asistencia médica y días libres los domingos y feriados. Trabajaban de 7 a 8 horas por día.
La mala ventilación y desagües en las minas, el uso de las minas como dormitorio y la mala alimentación, bajos salarios, entre otras cosas, hicieron de este sistema una forma de explotación.

"La mita durante el periodo colonial fue un trabajo obligatorio de los indios varones entre 18 y 50 años a favor del estado español, éste administraba la mano de obra indígena en función a los pedidos de las diversas “industrias” españolas. La mita era por un periodo determinado, en el caso de la mita minera (Potosí y Huancavelica) el tiempo de duración era un año, por sus servicios los indios8 recibían un pago que les era insuficiente (ellos debían costear su alimentación y alojamiento durante su mita).
Los indios 
8 mitayos pertenecían al pueblo, ellos trabajaban en las minas, los obrajes, ciudades y haciendas; la autoridad colonial encargada de la organización directa de la mita era el corregidor, éste contaba con el apoyo de caciques y curas doctrineros. El gran organizador de la mita colonial fue el virrey Francisco de Toledo, quien justificó la explotación de los indios en nombre de la Iglesia y la grandeza de la corona española. Para administrar mejor la mano de obra india el virrey Toledo los concentró en reducciones.

La mita fue un gran abuso para los indios del común, fueron tantos los horrores que el virrey Pedro Fernández de Castro, el Conde de Lemos, le solicitó a la corona (Carlos II) su eliminación, pero su pedido no fue escuchado, los españoles pensaban que sin la mita las minas dejarían de ser explotadas, además se decía que los indios debían ser obligados a trabajar porque eran de naturaleza ociosa.

En el siglo XVIII, Túpac Amaru II tomó como bandera de su rebelión la eliminación de mita, pero no consiguió su objetivo debido a que fue derrotado por el visitador Areche. Durante las reformas liberales gaditanas (Constitución de Cádiz) se eliminó legalmente la mita, pero ello casi no se aplicó, recién con la independencia desapareció completamente la mita colonial."9

Los Corregimientos.

Eran pueblos indígenas dirigidos por funcionarios del estado. En ellos no podían ingresar blancos ni africanos.
Se realizaban trabajos en la tierra (que era de propiedad común) y en obrajes (especialmente textiles). Una parte de la producción iba a una caja de ayuda social (aunque el corregidor se apropiaba de ella en muchos casos).
Los indígenas se veían obligados a comprar productos innecesarios y a precios abusivos, de allí que el indígena adquiriera deudas impagables.

Las Misiones.

Eran pueblos de indígenas sometidos a tutela de la iglesia, a través de ordenes religiosas (franciscanos, jesuitas, capuchinos, domínicos).
Los jesuitas perfeccionaron el sistema y se destacaron en su labor con los guaraníes.
Cada familia tenía para su subsistencia, una chacra integrada por casa, jardín y huerto, en usufructo (no en propiedad).
La base de la producción era agrícola (tabaco, algodón, yerba) y en menor medida ganadera.
Poseían flotas fluviales y ejército (como defensa anti portuguesa).
Se trabajaba de lunes a sábado (menos feriados).
Tenían formas de distracción como el tiro al blanco, carreras de caballos, juego de pelota y conciertos.
En las misiones, los indígenas eran educados en oficios, lectura y escritura y música. Poseían imprentas, diccionarios castellano-guaraní y biblioteca en cada poblado.
Las misiones en nuestra región.
"Las Misiones Jesuíticas se establecieron en la zona de la colonización española en la Gobernación del Río de la Plata con la finalidad conjunta de civilizar a los indígenas bajo la autoridad española; y simultáneamente ejercer actos de efectiva ocupación de los territorios que estaban en una zona en la cual no se delimitaban claramente las jurisdicciones de la colonización española y portuguesa. Fueron poblaciones integradas exclusivamente por indígenas, aunque dirigidas por monjes jesuitas a los que se asignaba función sacerdotal, instaladas en territorios expresamente asignados para tal fin, comprendidos en la Provincia Jesuita del Paraguay, creada en 1604.
Existieron dos grandes grupos de Misiones, las Misiones Orientales que estaban ubicadas en los territorios a este del río Uruguay, al norte del Río Ibicuy, y a ambos lados de la actual frontera entre el Uruguay y el Brasil; y las Misiones Occidentales, situadas en actual territorio argentino de la mesopotamia de los ríos Paraná y Paraguay, en el territorio de la actual Provincia de Misiones, que son las únicas de las que se han conservado restos de sus edificaciones, y que son visitadas como lugar de interés turístico.
La primera de las Misiones fue establecida en 1624, dirigida por el Padre Guzmán quien logró fundar en territorio del actual Departamento de Soriano, ubicado al sur del Río Negro, la Misión de Santo Domingo de Soriano, cuyos pobladores fueron indios chanás.
Los padres jesuitas llegaron a establecer muchas otras Misiones sobre las costas orientales del Río Uruguay, abarcando territorio de los actuales Departamentos de Artigas y Rivera, como del sur del actual Estado brasileño de Río Grande del Sur; entre ellas las poblaciones de San Borja, San Ángel, San Juan, San Nicolás, San Luis, San Lorenzo y San Miguel, que alcanzaron en su conjunto una población superior a las 30.000 personas.
En 1604 se creó la llamada Provincia Jesuítica del Paraguay, que abarcaba los territorios habitados por indios guaraníes, compuesta por grandes extensiones de tierras llamadas “estancias” y dentro de cuyo territorio los jesuitas instalaron un total de 30 misiones; de las cuales siete estuvieron situadas al este del Río Uruguay, y fueron denominadas “Los siete pueblos de las Misiones”, integrados por San Borja, de 1682; San Nicolás, de 1687; San Miguel, de 1687; San Luis, de 1687; San Lorenzo, de 1690; San Juan, de 1697 y San Ángel, de 1706.
Las misiones orientales estaban en el territorio actual del Estado de Río Grande del Sur, un territorio que integraba la indefinida frontera entre las zonas de influencia de los españoles y los portugueses; y en el cual incursionaban alternativamente. Comenzaron a establecerse para detener la expasión portuguesa, a partir de una primer reducción de San Nicolás fundada en 1626 por el jesuita Roque González, aunque fue abandonada en 1637.
Luego, en 1632, el jesuita Cristóbal de Mendoza fundó la misión de San Miguel de Arcángel, en las costas del Río Ibicuy; una misión que alcanzó su mejor época en las primeras cinco décadas del siglo XVIII, habiendo llegado a tener una población de alrededor de 6.000 habitantes, pero luego entró en sostenida decadencia. Actualmente, sus ruinas han sido restauradas y — conjuntamente con los de la Misión de San Ignacio Miní, en Argentina y los de las Misiones de Trinidad y de Jesús en Paraguay — constituyen los únicos restos de las Misiones Jesuíticas.
También llamadas reducciones, las Misiones estaban organizadas en una estructura de cargos públicos similar a la de las ciudades españolas. En cada una de ellas existía un Jefe superior, alcaldes y regidores que integraban el Cabildo; cargos que eran todos ellos ejercidos por indios (generalmente los caciques); aunque no poseían iniciativa propia y tenían solamente la función de ejecutar las directivas de los sacerdotes que dirigían la misión.
Los jesuitas fueron transformando gradualmente las costumbres de los indígenas; atendiendo primariamente a aquellos aspectos más contrarios a los principios de la religión católica, como la antropofagia y la poligamia. Orientaron la organización familiar de la tribu guaraní en base a la monogamia; para lo cual construyeron en sus Misiones un tipo de habitaciones que se conocen como “tiras”; por cuanto las unidades de habitación eran contiguas, pero en cada una habitaba solamente una familia, destinando la primera a la familia del cacique.

En otros aspectos, no modificaron mayormente las estructuras culturales y sociales; manteniendo el idioma indígena que los jesuitas aprendieron. Las comunidades que formaban las misiones tenían una estructura económica primitiva, prácticamente eran economías de subsistencia; así que pudieron mantener sus características conforme a las cuales el concepto de la propiedad quedaba limitado a los utensilios personales. El proceso educativo de los indígenas en cuanto a la dedicación organizada al trabajo productivo de tipo agrícola y ganadero, resultaba compatible con la disponibilidad en común de los bienes de consumo y de uso, que concordaba además con las prácticas usuales en las comunidades de las órdenes religiosas cristianas.
La Compañía de Jesús es una orden religiosa que fue fundada en el año 1534, por Iñigo López de Recalde, que luego fuera canonizado por la Iglesia Católica como San Ignacio de Loyola. Integrada inicialmente por un grupo de jóvenes estudiantes de la Universidad de París, la existencia de la Orden fue aprobada por el Papa Pablo III, en 1540.
Los integrantes de la Compañía de Jesús, se denominan jesuitas. Su fundador, Ignacio de Loyola, centró las determinantes de su fé religiosa en la figura de Jesucristo; del mismo modo que otras órdenes religiosas lo hicieron en la Virgen María o en otras figuras prominentes de la religión católica.
La Compañía de Jesús tuvo como uno de sus objetivos primarios, ejercer la defensa de la Iglesia Católica, especialmente ante el surgimiento en Europa de la Reforma Luterana; y se convirtió en uno de los principales impulsores de la llamada Contrarreforma. El lema de su fundador era Omni ad maiorem Dei gloriam, (Todo para la mayor gloria de Dios).
Una de sus metas principales era propagar la fe cristiana entre los indios paganos del nuevo mundo; por lo cual muchos jesuitas europeos se dirigieron al continente americano; destacándose entre ellos varios de origen húngaro. Algunos se dirigieron a la zona de los Ríos Amazonas y Marañón, y sus afluentes, actuando como misioneros entre los indios de esas regiones; con lo cual realizaron también indirectamente una interesante actividad en cuanto al conocimiento geográfico de esas regiones, especialmente en cuanto a la delimitación de los territorios asignados a España y Portugal.
La actividad de los jesuitas fue también muy importante en América en el campo científico. Siendo muchos de ellos personas sumamente cultas, no solamente aprendieron y cultivaron los idiomas indígenas y tradujeron a los mismos los textos sagrados del catolicismo; sino que estudiaron la flora — incluso las plantas medicinales — la fauna, la geografía y hasta la astronomía en estos territorios. El primer libro de geografía de América del Sur publicado en España, fue obra de un jesuita húngaro, Ferenc Limp, llegado a Buenos Aires en 1729, quien lo escribió en la Misión de Yapeyú.
Los jesuitas tuvieron una importante actuación en el desarrollo de los más antiguos centros culturales de América del Sur, como las Universidades de Lima y de Córdoba."10

La esclavitud

Esclavo negro
Esclavo negro


La esclavitud fue el primero de los sistemas de trabajo en emplearse en América. Pero tras el reconocimiento de los nativos como súbditos de la Corona y los escritos del fray Bartolomé de las Casas que impulsaron las Leyes de Burgos de 1512, la esclavitud de los aborígenes quedó abolida, y se reemplazó por sistemas semiesclavistas (la encomienda y el repartimiento). La necesidad de una mano de obra aún más barata que la nativa, impulsó la importación de esclavos del África subsahariana. El comercio de esclavos se consolidó rápidamente y gracias a ello se constituyó el denominado sistema de "comercio triangular", mediante el
cual, se importaban esclavos a América, los cuales eran
El comercio triangular
El comercio triangular
utilizados en las grandes plantaciones, las materias primas producidas se exportaban hacia la Europa preindustrial. 11



Los africanos.
"Habían llegado desde África, como esclavos, para trabajar en las plantaciones de las regiones tropicales americanas. Posteriormente, también fueron adquiridos para las tareas domésticas. Se los vendía como mercaderías y sus dueños podían decidir sobre sus vidas. Junto con los indígenas constituían el 88% de la población colonial.
     Los españoles trajeron al Río de la Plata y al Tucumán algunos africanos comprados en el Brasil. Pero, desde 1713, los africanos entraron a estas tierras en mayor número, luego de la Paz de Utrecht, que puso fin a la guerra de la sucesión española. Un tratado anexo entre España e Inglaterra -el Tratado del Asiento- abría el tráfico de esclavos a los traficantes ingleses, agrupados en la Compañía del Mar del Sur. La compañía traficante de esclavos estaba autorizada a introducir, en forma monopólica, africanos en varios puertos americanos -entre ellos, Buenos Aires- por treinta años. En Buenos Aires, los esclavos eran vendidos localmente o distribuidos en las ciudades del interior. En las ciudades, los esclavos trabajaban en tareas domésticas en las casas de los españoles ricos o como artesanos en talleres. En el campo, trabajaban en las estancias y haciendas de los españoles. La población de origen africano fue muy abundante en la ciudad y en la campaña de Tucumán y Buenos Aires."12
"Los africanos traídos por la fuerza desde el África central o ecuatorial eran comercializados como esclavos por empresas portuguesas e inglesas.
Muchos esclavos eran utilizados en las tareas de mayor compromiso físico, en las minas o en labores agrícolas extensivas, dado que en ocasiones eran más eficaces para el trabajo que los indígenas americanos. También fueron trasladados para llenar el vacío dejado por la desaparición de poblaciones indígenas completas, como sucedió, por ejemplo, en la zona del Caribe. No tenían amparo legal ni social alguno, eran considerados "bienes" de sus dueños. Sus faltas se pagaban con dureza: los que lograban escapar eran perseguidos y ajusticiados de manera ejemplar para evitar nuevas evasiones.
Entre la población negra, había quienes practicaban cultos chamánicos y animistas que estuvieron fuertemente censurados por sus dueños; dichas prácticas terminaron produciendo una mezcla cultural compleja, como el vudú haitiano o el candomblé del Brasil, que se difundió entre toda la población americana. De toda la riqueza de su cultura, uno de sus aportes más importantes es la música: no hay ritmo latinoamericano que no tenga o haya tenido influencia africana."13
El promedio de vida de los africanos, era de 28 años. Tenían derechos (a la vida, al nombre, a ser bautizado, al matrimonio dentro de su etnia, al ahorro, a comprar su libertad, a ser manumitidos o sea libertos por el amo), pero no siempre se cumplían.
"Europa caníbal
"Los esclavos subían temblando a los barcos. Creían que iban a ser comidos. Tan equivocados no estaban. Al fin y al cabo, el tráfico negrero fue la boca que devoró al África"*

Durante más de tres siglos millones de personas fueron arrancadas de su tierra, África.
Ello se hizo en condiciones infrahumanas y fueron esclavizadas en América.
¿Qué sabemos de este largo período de la Historia?
¿Cómo cambió este hecho las características de nuestro continente?
 

*GALEANO, Eduardo (2008) "Espejos. Una historia casi universal", Ediciones del Chanchito, Montevideo. pp. 149


"La esclavitud es una de las formas más antiguas de dominación del hombre sobre el hombre".
Durante la Época Antigua, en Europa, y en América antes de la llegada de los europeos, el esclavo era un producto de la conquista militar de un pueblo sobre otro, básicamente un botín de guerra.
¿Por qué se eligieron esclavos negros?
La expansión del cristianismo en Europa hizo que se rechazara la esclavitud de otros seres humanos. Como los negros africanos tenían características físicas y culturales marcadamente diferentes, los europeos declaran a los africanos como "seres sin almas", y de esta manera justifican su esclavitud.
En el caso de la esclavitud moderna,el esclavo era considerado como una mercancía es decir "aquello que se puede vender o comprar", no era solamente un hombre que dependía del poder de otro.
Millones de esclavos fueron capturados por la fuerza en el continente africano, "entre los cuales había médicos, juristas, escritores, músicos y escultores marcharon rumbo a las plantaciones de América".
¿Qué sucedía en África durante todo el período de captura de esclavos?
Existieron numerosas guerras entre los distintos grupos africanos. Gran cantidad de tribus se deshicieron porque sus miembros fueron esclavizados o muertos. Los jóvenes eran los esclavos más buscados, esto causó un empobrecimiento y una reducción muy fuerte de la población más productiva.

Notas.
1. http://www.oni.escuelas.edu/
2. Ídem.
3. http://www.uy.kalipedia.com/
4.http://www.oni.escuelas.edu/
5.Ídem.
6.Ídem.
7.http://www.claseshistoria.com/
8. Así se encuentra en el texto original, lo correcto, conceptualmente, es referirnos a los "indígenas".
9.http://radio.rpp.com.pe/peruanosenelexterior/la-mita-en-el-peru-colonial/
10. http://www.escueladigital.com.uy/
11.http://www.claseshistoria.com/
12.www.oni.escuelas.edu
13. Ídem.
14.http://www.ceibal.edu.uy
15.Ídem.

No hay comentarios:

Publicar un comentario