sábado, 16 de noviembre de 2013

La Constitución de 1830

blanes
Boceto "Jura de la Constitución" - Juan Manuel Blanes

"La República Caudillista

En 1830 la población de la Banda Oriental era de 74.000 habitantes, 14.000 vivían en Montevideo y 60.000 en los veinticuatro poblados existentes en el resto del país.
Existía una escasa urbanización y un muy bajo índice de instrucción pública, había unas 14 escuelas en todo el país. El índice de analfabetismo era muy alto, sobre todo en la campaña. Asimismo era escasa la experiencia política de las masas campesinas (Castellanos, 1998).
En ese momento, el país poseía una única fuente de riqueza: la ganadería mayor, practicada por los mismos métodos rudimentarios que en la época colonial. Los años de paz entre 1828 y 1830 permitieron una recuperación, que posibilitó el resurgimiento de la única industria manufacturera: la salazón de cueros y carnes, y la curtiembre (Castellanos, 1998).
En la capital vivían los sectores más ricos, dedicados sobre todo al comercio y a la política y un escaso sector de clase media profesional y artesanal; en la campaña vivían pequeños propietarios en los alrededores de las villas y pueblos, y una mayor población campesina de arrendatarios y tenedores de tierras, peones, changadores y gentes varias sin ocupación ni oficio (Castellanos, 1998).

La Asamblea General Constituyente y Legislativa
r
Una vez ratificada la Convención Preliminar de Paz (4 de octubre de 1828) por los Gobiernos de las Provincias Unidas (actual Argentina) y Brasil, se realizaron las elecciones para designar a los Representantes que habrían de gobernar el territorio oriental y al mismo tiempo redactar la Constitución política del nuevo Estado.
El 22 de noviembre de 1828, integrada con 28 miembros, la Asamblea General Constituyente y Legislativa del Estado se instaló en la villa de San José. Tuvo que enfrentar dos grandes problemas: uno relativo a la organización y administración del nuevo Estado, debido a las urgencias que presentaba una realidad institucional en la que casi todo estaba por hacer, y otro, las rivalidades personales de los dos caudillos que buscaban obtener el predominio en la asamblea para volcarlas a su favor. Aún no existían los partidos políticos, sino grupos de personas que seguían a Rivera o Lavalleja, ambos con importantes méritos personales en las guerras de la independencia por lo que aspiraban al mando supremo del nuevo Estado (Nahum, 1998).
La Asamblea comenzó a tratar el proyecto el 6 de mayo de 1829 y lo aprobó el 10 de setiembre. Como la Convención Preliminar de Paz requería la aprobación de la Constitución por los gobiernos vecinos, Santiago Vázquez fue enviado a Buenos Aires y Nicolás Herrera a Río de Janeiro con el proyecto constitucional. Ambos gobiernos reconocieron que no existían cláusulas que los perjudicaran y la aprobaron en Río el 26 de mayo de 1830, liberando así el camino para su Jura por la población oriental (Nahum, 1998).

La Constitución de 1830

El 18 de julio de 1830 se juró nuestra primera Constitución. A partir de ese momento la Provincia Oriental se organizó como Estado soberano e independiente. En aquella Constitución se define al estado como la asociación política de todos los ciudadanos comprendidos en su territorio, se afirma en la ley la independencia de todo poder extranjero y los derechos de los habitantes a ser protegidos en el goce de su vida, honor, libertad, seguridad, trabajo y propiedad. La Constitución establecía un régimen unitario y la República estaba dividida en nueve departamentos.
De acuerdo con Nahum, los constituyentes actuaron según ideas liberales que no eran las de mayor arraigo en ese momento en Europa ni América. En ambos continentes había una reacción contraria al liberalismo, que se veía como señal de anarquía y desorden (1998).
La afirmación de derechos personales, la distribución de poderes, las garantías para su funcionamiento, fueron rasgos positivos de esta Constitución, que la hicieron perdurable.
Fue vista por el país como una garantía de vida civilizada, como un símbolo de orden al que todos se remitían o decían aspirar (…). Estuvo por encima de los caudillos y luego de los partidos, y todos fueron conscientes de que muchos males de la República derivaban de su no acatamiento.” (Nahum, 1998: 56).
En un país atravesado por las guerras de independencia y sin una organización interna, la Constitución de 1830 quiso asentar la estabilidad al hacer muy difícil su reforma y crear un Ejecutivo fuerte y centralizado (Nahum, 1998).
Se le han señalado también rasgos negativos a esta primera Constitución: privó de la ciudadanía a peones jornaleros y a analfabetos, debilitando los derechos de la población rural y dejando al margen de la vida política al país real; no se refirió expresamente a los derechos de reunión y de asociación; no se pronunció claramente a favor de la libertad de cultos; no previó la coparticipación de los partidos políticos en el poder, lo que obligó a las minorías a recurrir a la revolución; desnaturalizó el papel de la Asamblea General al convertirla en electora del Presidente de la República, de esta manera, los diputados fueron más electores que representantes del pueblo; excluyó a los militares del Parlamento; suprimió los Cabildos, que fueron centro de vida local y espíritu cívico, y no organizó debidamente los gobiernos locales, estimulando su autonomía (Nahum, 1998).(...)
 Castellanos, A. (1998): “La Cisplatina, la independencia y la república caudillesca”. Ediciones de la Banda Oriental y La República, Montevideo. 
Nahum, B. (1998): “Manual de Historia del Uruguay 1830-1903” Tomo I. Ediciones de la Banda Oriental. Montevideo."1

Entre los rasgos negativos que tenía la constitución, desde el punto de vista humano, estaba la legitimación de la esclavitud. Si bien la "libertad de vientres" había sido aprobada, nuestro país nació teniendo entre sus habitantes a personas que no eran dueñas de sí mismas.

Tarea:

1- Observen la imagen del boceto del cuadro de la Jura de la Constitución. ¿Qué banderas flamean y por qué?
2- ¿Cuándo fue que la Provincia Oriental se convirtió en un Estado soberano e independiente?

Notas
1- Extraido de  http://www.uruguayeduca.edu.uy

viernes, 15 de noviembre de 2013

La dominación luso-brasileña. 1820-1828

La invasión portuguesa  en nuestra región.

 San Fernando de Maldonado fue designada como cabeza de jurisdicción del departamento de ese nombre
creado a comienzos de 1816 por el gobierno artiguista. Fueron tenidos en cuenta para esto, el hecho de ser ciudad-puerto, contar con sistema defensivo: cuartel, baterías en corredor (apuntando desde la península, la playa mansa y la isla Gorriti), ser sede de cabildo y contar con aduana. El departamento de Maldonado incluía lo que hoy son  Maldonado, Rocha y parte de Lavalleja.
Como ya vimos, los enfrentamientos entre las coronas española y portuguesa ("Lucha de los imperios"), la actividad ganadera y el contrabando, motivaron la población de esta zona y la caracterizaron. En tanto frontera con los dominios de Portugal,  era un cruce de caminos entre Río Grande y las posesiones españolas.
Por su carácter de frontera, y por sus características, la ciudad de Maldonado fue tomada por los portugueses al tiempo de haber ingresado al territorio oriental. El Conde de Vianna, ingresó a la ciudad el 4 de enero de 1817 y fue recibido por Francisco Aguilar (comerciante y dueño de la fábrica de azulejos de la zona), quien pactó la entrega de la ciudad a cambio de respeto al orden existente. "Entre la independencia
y el orden, como en ocasiones anteriores, las elites criollo-españolas optaron por este último. Las tropas
permanecieron en la ciudad (un campamento de unos 400 hombres ubicado en la zona de la iglesia nueva) y
la flota en el puerto, con base en la isla Gorriti, frente a Punta del Este. En San Carlos habían establecido
dos campamentos pequeños, y realizaban recorridas por la campaña recogiendo trigos y ganado. En enero
de 1817, luego de conocida la noticia de la toma de Montevideo, los portugueses abandonaron la zona
dejando una guarnición en la isla Gorriti. San Fernando de Maldonado volvía a depender del gobierno
artiguista. La presencia de los portugueses en la isla Gorriti aseguraba, sin embargo, un mercado para la
colocación de los frutos del país y la adquisición de aquellos productos que desde muy antiguo provenían de
Brasil."1
 Al igual que todos los ejércitos que se establecieron en la región, utilizaron el cerro Pan de Azúcar como óptimo mirador, y establecieron en la zona su centro de operaciones.
Durante las luchas por la independencia y la ocupación portuguesa, para los habitantes de esta región, no fue fácil definir a qué "bando" apoyar. En la misma ciudad convivía gente de muchos orígenes: montevideanos, porteños, españoles, canarios, portugueses, azorianos, riograndenses, paulistas, ingleses, franceses, africanos, junto a los nacidos en el lugar; quienes apoyaban a: porteños, españoles, portugueses y artiguistas. Lo que caracterizó la toma de decisiones, en Maldonado, en cuanto a apoyar a uno u otro bando, fue la conveniencia económica (vinculada a oportunidades de comercio con el exterior) y de mantenimiento de la jerarquía social existente. Lo prolongado de la guerra y el consumo de recursos (tanto ganado como cultivos eran arrasados para consumo de las tropas  y para evitar que el enemigo los obtuviera) desgastaron la resistencia de los pobladores de la región.
                                                                                                                                                                   

 "La cultura cívica, memoria colectiva educada en el patriotismo de los actuales estados nacionales, suele manifestar una construcción idealizada, más o menos deliberada, de los "tiempos revolucionarios". Sin embargo, en aquel "vendaval" no hubo ni caminos rectos ni colores puros: los miedos se entrelazaron con los actos heroicos, los intereses personales con las "exigencias de la patria". En el rechazo a los varios "otros" y en el ensayo de diversas pertenencias, fue tejiéndose el entramado de una identidad común que tardaría varias décadas en consolidarse."2
                                                                                                                                                                  

La dominación luso - brasileña

En enero de 1820, Andrés Latorre penetró hasta Tacuarembó, donde montó campamento esperando órdenes de Artigas, que había ido a Mataojo a buscar caballos.
El 22 de enero," (...)el conde Figueira, al frente de 3.000 hombres, lo atacó por sorpresa a las 8 de la mañana y derrotó a las fuerzas artiguistas en la Batalla de Tacuarembó poniendo definitivo fin, a la resistencia Oriental. El desastre de Tacuarembó fue el último enfrentamiento entre orientales y portugueses en el curso de la invasión. Artigas pasó a Entre Ríos, y solo quedó Rivera al frente de alguna tropa organizada en el territorio provincial. La Batalla de Tacuarembó significó el fin de la resistencia oriental, y de las invasiones luso-brasileñas.
En Mataojo –actual departamento de Salto- Artigas ordenó a Rivera que se incorporara, pero éste, que se encontraba acampando en el arroyo de Tres Árboles y había celebrado ya un armisticio con Bentos Manuel Ribeiro, se mantuvo allí, sin corresponder al Protector. Artigas cruzó entonces el Río Uruguay, dirigiéndose a Abalos, donde había de procurar supuestamente sustentar su ya vacilante Protectorado, enfrentando la lucha con los caudillos federales del litoral."3

En el año 1820, luego de cuatro años de luchas (y muchos más de codiciar esta banda de tierra), los portugueses lograron su dominio sobre esta zona.
Para esa fecha, la mayoría de los jefes artiguistas habían sido aprisionados o habían muerto y  Artigas estaba lejos sin apoyo de sus antiguos aliados.
Los lusitanos (como se les llama a los portugueses), al avanzar sobre Montevideo el 20 de enero de 1820, fueron recibidos por una minoría del cabildo, quien les entregó las llaves de ciudad. Esto se repitió en numerosas ciudades, donde los cabildos recibían a los portugueses esperando de ellos el "orden y seguridad" que tantos años de guerras les habían negado.
Si bien los tratados europeos señalaban el derecho español sobre estos territorios,  España no podía hacer frente a la situación.
Los portugueses lograron sus objetivos: el freno de las ideas republicanas de Artigas parecía hecho realidad, la costa del Río de la Plata, el control del Río Uruguay y el puerto de Montevideo estaban en sus manos y la zona sur brasileña tenía su lugar de suministro.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El Gobierno de la Provincia Cisplatina.
http://2.bp.blogspot.com/-XxwbM0kZr4k/UFCUOvgiKvI/AAAAAAAAf0Y/5mRv8yxENKI/s1600/Carlos_Federico_Lecor.jpgCarlos Federico Lecor.

El gobierno de la Provincia quedó en manos de Carlos Federico Lecor. El poder estaba centralizado. Su gobierno fue respladado por los cabildos (en general) y por los caudillos locales (en general) quienes seguían a Fructuoso Rivera, (quien al pasarse al bando portugués, obtuvo el cargo de Capitán General de la Campaña).
Para legitimar la ocupación portuguesa, Lecor organizó un Congreso (Congreso Cisplatino) que debía decidir el futuro de la Provincia. Para integrar ese congreso, él dispuso que el número de representantes sea 18 y que nunca más de 9 sean elegidos (aunque fueran elegidos por los cabildos de las ciudades con mayor apoyo a los portugueses) y que los otros 9 fueran funcionarios del gobierno (síndicos y alcaldes) de los pueblos sometidos a los portugueses: Maldonado, Montevideo, Colonia y Canelones. Lecor se aseguró así que la posición del Cengreso le fuera favorable.
El Congreso Cisplatino sesionó del 15 de julio de 1821al 5 de agosto de 1821. Entre las propuestas analizadas estuvieron las de unirse a España o Buenos Aires (pero entre los argumentos manejados, estuvieron los que hacían referencia al abandono de su parte cuando realmente los necesitaron) y la independencia (pero en vistas del caos imperante, la inseguridad, el despoblamiento y la crítica situación económica, temían la anarquía).
La conclusión fue que formar parte del imperio portugués era la mejor opción para mantener la paz y estabilidad y lograr la prosperidad.

Así es que se acuerda: 
  • Incorporar la Provincia al Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarbes.
  • Que la Provincia fuera considerada un Estado diferente al resto del Reino, con el nombre de Cisplatina Oriental.
  • Los límites serían el Rñio de la Plata y Uruguay al oeste, el O. Atlántico al sur, el Río Cuareim y la Cuchilla de Santa Ana por el norte.
  • Respresentación en el Congreso Nacional, por tener igual rango que el resto de la monarquía.
Las consecuencias inmediatas del Congreso fueron los problemas diplomáticos entre España  Portugal.
Buenos Aires no quedó a gusto con la resolución y permaneció latente, en el gobierno de Martín Rodríguez, la posibilidad de guerra con Brasil.
Portugal era aliado de Inglaterra, por lo cual ésta lo apoyaba (pensando además en las bondades de poder navegar por los ríos de la Plata y Uruguay con sus mercaderías, consiguiendo materia prima barata). Los orientales esperaban una intensificación del comercio internacional.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La independencia de Brasil 


 Tras la partida de Juan VI (rey portugués) a Lisboa (capital portuguesa) en abril de 1821, su hijo, el príncipe heredero D. Pedro de Abraganza, quedó en tierras brasileñas. El príncipe apoyó a un grupo separatista y los separatistas proclamaron a Pedro defensor del Brasil y Príncipe regente constitucional. El 7 de setiembre de 1822 Pedro proclama la independencia del brasil.


 http://thewallmachine.com/files/1326324467.jpgPedro I de Brasil.
En la Provincia Cisplatina  retornó la disyuntiva sobre qué rumbo tomar.
Lecor aclamó a Pedro como emperador de Brasil. Rivera se unió a Lecor. Álvaro da Costa de Souza Macedo, se mantiene del bando de Portugal y se enfrenta a Lecor. 
En 1823, varios orientales que buscaban la separación de Brasil, la intentaron mediante el reflote de un grupo político llamado "Los Caballeros Orientales", pactos con algunas Provincias del Río de la Plata, el apoyo de algunos antiguos militares artiguistas (como Lavalleja) y la participación en las resoluciones del Cabildo montevideano. Todo esto no fue suficiente, pero sirvió como antecedente para la oposición al dominio brasileño.
Lecor respondió a sus opositores con discriminación, destierros y persecuciones. Actuó despóticamente,  nunca se llegaron a conformar todas las autoridades que se establecían en la constitución. Ésto sumado a la redistribución de tierras (que beneficiaba a los brasileños) y al mal momento que atravesaba el comercio montevideano y la industria saladeril, probocó descontento entre los sectores urbanos y rurales.
Desde 1824 a 1828 duró la dominación brasileña.



La Cruzada Libertadora

"Organización de la Cruzada Libertadora
En la ciudad porteña comenzó a reunirse el grupo de oficiales y jefes que había escapado del dominio lusitano. Desde allí se encargaron de obtener todos los elementos necesarios para llevar adelante una gran hazaña. La misión era bastante arriesgada y para que tuviera éxito era necesario obtener  recursos monetarios y materiales, como barcos, armas y alimentos.
Desembarco en la Agraciada
Partiendo desde Buenos Aires, un grupo de hombres al mando de Juan Antonio Lavalleja, cruzó el río Uruguay en dos lanchones en la noche del 18 de abril, ocultándose de la flota brasileña. En la madrugada de del 19 de abril de 1825 desembarcaron en la playa de la Agraciada. La misión resultó con éxito y dio inicio a una nueva etapa revolucionaria. Este pequeño ejército, rápidamente consiguió el apoyo de la campaña que estaba en contra del nuevo gobierno.
Los “Treinta y Tres Orientales”
Los estudios actuales, indican que no eran 33 los protagonistas de la Cruzada Libertadora, tampoco todos orientales. Participaron varias personas, además no solo se debe tener presente aquellos  que desembarcaron en la Agraciada, sino también a los saladeristas, comerciantes y hacendados que brindaron su apoyo ofreciendo los recursos necesarios desde ambas márgenes del río.


El Juramento
Juan Manuel Blanes en 1877  se encargó de inmortalizar el desembarco a través de su gran obra: el “Juramento de los Treinta y Tres Orientales”. Un óleo sobre tela de grandes dimensiones (311 cm x 564 cm) representa el momento en el que Lavalleja y el resto del grupo juran liberar el territorio o morir en el intento. Esta consigna se encuentra reflejada en la bandera insignia de los revolucionarios.

http://farm4.staticflickr.com/3004/2622418233_f44ed9d560_z.jpg



Tras sucesivas victorias, el 29 de abril de 1825, se produce el "episodio del Monzón"Fructuoso Rivera es apresado ( se dice que en forma ingenua para un militar de su experiencia),  decide incorporarse al movimiento. Con esta incorporación, la campaña no oponía resistencia, dado que en el medio rural, a Rivera se le tenía mucho respeto y estima.
En mayo, a excepción de Montevideo y de Colonia, la Provincia era de los revolucionarios. Para organizar la administración del territorio se crea un Gobierno Provisorio con un delegado de cada Cabildo. Juan Antonio Lavalleja fue nombrado birgadier general y comandante en jefe y  Fructuoso Rivera inspector general.

 http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/1/17/Juan_Antonio_Lavalleja.png/225px-Juan_Antonio_Lavalleja.pngJ.A. Lavalleja

http://1.bp.blogspot.com/-SjizMXXF94M/UIgqn8BvbPI/AAAAAAAAB4I/4IVPfBT-bag/s1600/fructuoso-rivera.gif
















                                                                                                     Fructuoso Rivera.

Las Leyes de 1825

Varias leyes fueron aprobadas por el Gobierno Provisorio, entre las que se destacan tres:

DECLARATORIA DE LA INDEPENDENCIA

 "La Honorable Sala de del Río de la Plata, en uso de la Soberanía ordinaria y extraordinaria que
legalmente inviste, para constituir la existencia política de los pueblos que la componen, y
establecer su independencia y felicidad, satisfaciendo el constante, universal y decidido voto de
sus representados; después de consagrar á tan alto fin su mas profunda consideración;
obedeciendo la rectitud de su íntima conciencia, en el nombre y por la voluntad de ellos,
sanciona con valor y fuerza de ley fundamental lo siguiente:
1 - Declara írritos, nulos, disueltos y de ningún valor para siempre, todos los actos de
incorporación, reconocimientos, aclamaciones y juramentos arrancados á los pueblos de la
Provincia Oriental, por la violencia de la fuerza unida á la perfidia de los intrusos poderes de
Portugal y el Brasil que la han tiranizado, hollado y usurpado sus inalienables derechos, y
sujetándole al yugo de un absoluto despotismo desde el año de 1817 hasta el presente de 1825
. Y
por cuanto el Pueblo Oriental, aborrece y detesta hasta el recuerdo de los documentos que
comprenden tan ominosos actos, los Magistrados Civiles de los pueblos en cuyos archivos se
hallan depositados aquellos, luego que reciban la presente disposición, concurrirán el primer día
festivo en unión del Párroco y vecindario y con asistencia del Escribano, Secretario, o quien haga
sus veces á la casa de Justicia, y antecedida la lectura de este Decreto se testará y borrará desde
la primera línea hasta la última firma de dichos documentos, extendiendo en seguida un
certificado que haga constar haberlo verificado, con el que deberá darse cuenta oportunamente al
Gobierno de la Provincia.
2 - En consecuencia de la antecedente declaración, reasumiendo la Provincia Oriental la plenitud
de los derechos, libertades y prerrogativas, inherentes á los demás pueblos de la tierra, se declara
de hecho y de derecho libre é independiente del Rey de Portugal, del Emperador del Brasil, y de
cualquiera otro del universo y con amplio y pleno poder para darse las formas que en uso y
ejercicio de su soberanía estime convenientes.
"


 INCORPORACIÓN DE LA PROVINCIA ORIENTAL A LAS PROVINCIAS UNIDAS DEL
RIO DE LA PLATA


"La Honorable Sala de Representantes de la Provincia Oriental del Río de la Plata, en virtud de la
soberanía ordinaria y extraordinaria que legalmente reviste, para resolver y sancionar todo
cuanto tienda á la felicidad de ella, declara: que su voto general, constante, solemne y decidido,
es y debe ser por la unión con las demás Provincias Argentinas, á que siempre perteneció por los
vínculos más sagrado que el mundo conoce. Por tanto ha sancionado y decreta por ley
fundamental la siguiente:
Queda la Provincia Oriental del Río de la Plata unida á las demás de este nombre en el territorio
de Sud América, por ser la libre y espontánea voluntad de los pueblos que la componen,
manifestada en testimonios irrefragables y esfuerzos heroicos desde el primer periodo de la
regeneración política de dichas Provincias.
"

PABELLÓN PROVINCIAL

"La Honorable Sala de Representantes de la Provincia Oriental del Río de la Plata, en uso de la
soberanía ordinaria y extraordinaria que legalmente reviste, ha sancionado y decreta con valor y
fuerza de ley, lo siguiente:
Siendo una consecuencia necesaria del rango de Independencia y Libertad que ha recobrado de
hecho y de derecho la Provincia Oriental, fijar el pabellón que debe señalar su Ejército y flamear
en los pueblos de su territorio, le declara por tal, el que tiene admitido, compuesto de tres fajas
horizontales, celeste, blanca, y punzó, por ahora, y hasta tanto que incorporados los Diputados de
esta Provincia, a la Soberanía Nacional, se enarbole el reconocido por el de las Unidas del Río de
la Plata, a que pertenece."


Otra de las leyes que se apruebó fue la de la libertad de vientres. Todos los niños hijos de madres esclavas, nacerían libres.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El 25 de octubre de 1825, el Congreso Constitucional de Buenos Aires, aprueba la incorporación de la Provincia Oriental a las Provincias Unidas del Río de la Plata.
EL 10 de diciembre Brasil le declara la guerra a estas últimas.

La gran perjudicada con la guerra entre Brasil y Las Provincias Unidas, era Gran Bretaña (dado que el comercio con la región estaba resentido por el bloqueo del puerto de Buenos Aires). En 1826 envían al ministro plenipotenciario Lord John Ponsomby, para mediar en el conflicto.
Esta mediación desembocó en la Convención Preeliminar de Paz en 1828.


http://www.ceibal.edu.uy/contenidos/areas_conocimiento/cs_sociales/090711_constitucion/lord_ponsombych.jpgLord Ponsomby


El 27 de agosto de 1828 se aprueba un documento, en el que constan entre otros, estos artículos:

"Art. 1°. Su Majestad el Emperador del Brasil declara la Provincia de Montevideo, llamada hoy Cisplatina, separada del territorio del Brasil, para que pueda constituirse en Estado libre é independiente de toda y cualquier Nación, bajo la forma de Gobierno que juzgare conveniente á sus intereses, necesidades y recursos.

Art. 2º. El Gobierno de la República de las Provincias Unidas concuerda en declarar por su parte la independencia de la provincia de Montevideo llamada hoy Cisplatina y en que se constituya en Estado libre é independiente, en la forma declarada en el artículo precedente.

Art. 3º. Ambas Altas Partes contratantes se obligan a defender la independencia é integridad de la Provincia de Montevideo, por el tiempo y el modo que se ajustare en el Tratado definitivo de Paz

Art. 4º. El Gobierno actual de la Banda Oriental, inmediatamente que la presente Convención fuere ratificada, convocará los Representantes de la parte de la dicha Provincia que le está actualmente sujeta, y el Gobierno actual de Montevideo hará simultáneamente una igual convocación a los ciudadanos residentes dentro de ésta, regulándose el número de Diputados por el que corresponda al de los ciudadanos de la misma Provincia y la forma de su elección por el reglamento adoptado para la elección de sus Representantes en la última Lejislatura..

Art. 5º. Las elecciones de los Diputados correspondientes á la población de la Plaza de Montevideo, se harán precisamente "extramuros" en lugar que quede fuera del alcance de la artillería de la misma Plaza, sin ninguna concurrencia de fuerza armada.

Art. 6º. Reunidos los Representantes de la Provincia fuera de la Plaza de Montevideo, y de cualquier otro lugar que se hallare ocupado por tropas y que esté al menos diez leguas distante de las más próximas, establecerá un Gobierno Provisorio, que debe gobernar toda la Provincia, hasta que se instale el Gobierno Permanente, que hubiere de ser creado por la Constitución. Los Gobiernos actuales de Montevideo y de la Banda Oriental cesarán inmediatamente que aquella se instale.

Art. 7º. Los mismos Representantes se ocuparán después en formar la Constitución política de la Provincia de Montevideo, y esta antes de ser jurada, será examinada por Comisarios de los Gobiernos contratantes para el único fin de ver si en ella se contiene algun artículo ó artículos que se opongan a la seguridad de sus respectivos Estado. Si aconteciere este caso, será explicado pública y categóricamente por los mismos Comisarios, y en falta de común acuerdo de estos, será decidido por ambos Gobiernos contratantes."

En este texto no quedaron señalados los límites del nuevo Estado.

Tarea:
1- ¿Por qué le llamamos "dominación luso brasileña al período entre 1820 y 1828?
2- ¿ Qué fue la Convención Preeliminar de Paz?
3- Explica el siguiente texto de Ana Frega: "La cultura cívica, memoria colectiva educada en el patriotismo de los actuales estados nacionales, suele manifestar una construcción idealizada, más o menos deliberada, de los "tiempos revolucionarios". Sin embargo, en aquel "vendaval" no hubo ni caminos rectos ni colores puros: los miedos se entrelazaron con los actos heroicos, los intereses personales con las "exigencias de la patria". En el rechazo a los varios "otros" y en el ensayo de diversas pertenencias, fue tejiéndose el entramado de una identidad común que tardaría varias décadas en consolidarse."4

Notas
1- Ana Frega, "Pertenencias e identidades en una zona de frontera. La región de Maldonado entre la revolución y la invasión lusitana (1816-1820)" en http://www.uruguayeduca.edu.uy/Userfiles/P0001%5CFile%5CPertenencias%20e%20identidades%20en%20una%20zona%20de%20frontera.pdf
2- Ídem
3- www.wikipedia.org
4- Ana Frega (ídem).

domingo, 10 de noviembre de 2013

"La Revolución en el Río de la Plata" y "La Patria Vieja".

Ante la crisis política en España y el surgimiento de juntas de gobierno (basadas en la idea de que, ausente el rey, la soberanía volvía al pueblo), Hispanoamérica reacciona amparándose en la ley vigente, en tanto reino español: la soberanía se consideró propiedad del pueblo y se crearon juntas de gobierno.

Cronología de hechos vinculados con nuestra independencia: 

1808- marzo: Revolución en palacio: Carlos IV abdica en favor de su hijo Fernando VII.

1808- mayo: Napoleón Bonaparte obliga a abdicar a Carlos y a Fernando.

1808- junio: Napoleón proclama a su hermano José Bonaparte "Rey de España y de las Indias".

1808- setiembre: La Junta Central de Aranjuez, nuclea las juntas provinciales, constituidas en resistencia a Francia. Invocan al rey. Se conforma la Junta de Montevideo.

1809- La Junta de Sevilla decreta a las Indias como parte de la monarquía, con derecho a representación.

1810- disolución de la junta de Sevilla. Se establece un Consejo de regencia, con representación americana.

1810- Revolución en México. Revolución en Buenos Aires. Revolución en
Caracas. Revolución en Colombia.

1810- 25 de mayo: Crisis en el virreinato del Río de la Plata.
Cabildo Abierto en Buenos Aires: se discute la legitimidad de las autoridades en España (el nuevo Consejo de Regencia había sido nombrado por la Junta Central Gubernativa, sin potestades para ello).
El Virrey Cisneros es desplazado por una Junta, establecida a raíz del pronunciamiento de las elites bonaerenses.
Se proclama fidelidad al rey Fernando VII.

1810- mayo-diciembre:
La Junta de Mayo envía misiones diplomáticas y ejércitos para unificar el movimiento revolucionario. Los principales focos contrarios a la junta porteña eran: Montevideo, Córdoba, Paraguay y Alto Perú.

1810 – junio (Montevideo)
Montevideo declara validez de autoridades españolas (Consejo de Regencia) y rechaza a la Junta de Mayo.

1810 – agosto (Montevideo-Banda Oriental)
El Gobernador de Montevideo, Vigodet, toma medidas fiscales (para solventar gastos militares) que resultan gravosas y generó oposición en la campaña.

1811 enero (Montevideo)
El Virrey Elío (antes gobernador de Montevideo)  declara la guerra a Buenos Aires.

1811- febrero (campaña Banda Oriental)
15: Artigas deserta del Regimiento de Blandengues y ofrece sus servicios a la Junta Bonaerense, quien lo nombra Teniente coronel y 2do comandante de las fuerzas encargadas de la campaña Oriental.
28: Pronunciamiento de Asencio: grito de Asencio (Soriano) encabezado por Pedro Viera y Benancio Venavídez.

Primera proclama de la independencia venezolana. Revolución en Paraguay

1811-abril
 Artigas se incorpora a la Revolución. La Junta bonaerense propone ayuda con armas y soldados.
Toma de Mercedes y Proclama: 

“A la empresa, caros compatriotas, que el triunfo es nuestro: vencer o morir sea
nuestra cifra, y tiemblen, tiemblen esos tiranos de haber excitado vuestro
enojo, sin advertir que los americanos del Sur están dispuestos a defender a su
patria y a morir, antes con honor, que vivir con ignominia en afrentoso
cautiverio” J.A.


1811- mayo
18: Batalla de las Piedras, primer triunfo importante de las fuerzas revolucionarias (1000 hombres) frente a los españoles (unos 1300 soldados).
20: Se establece el 1er sitio a Montevideo. Las fuerzas de Artigas son apoyadas por Rondeau al mando de 2800 hombres.

1811- junio: José Rondeau se hace cargo de las fuerzas revolucionarias.

1811- julio
El Virrey Elío pide ayuda a la Corte portuguesa en Río y los portugueses (5000 hombres) invaden la Banda.

1811- agosto
Buenos Aires comienza negociaciones para un armisticio con Montevideo por temor a la invasión portuguesa, derrotas en Alto Perú y bloqueo naval en Buenos Aires.
Este armisticio establece el reconocimiento de Buenos Aires a Fernando VII, el levantamiento por Montevideo al bloqueo de Buenos Aires, y el retiro de las tropas portuguesas de la Banda, la desocupación de la Banda por las tropas bonaerenses.

1811- setiembre/octubre
Asambleas Orientales (Panadería de Vidal, Quinta de la Paraguaya y Paso de la Arena).
10 u 11 setiembre: Asamblea en la Panadería de Vidal. Primera reunión de los vecinos armados. Manifestaron su voluntad de no levantar el sitio a Montevideo. Hicieron saber lo que querían como colectivo y cómo querían actuar, rechazando propuestas de los comisionados bonaerenses.
Artigas consideraba al armisticio como una violación al compromiso revolucionario entre Buenos Aires y la Banda.
10 de octubre: La autoridad de Artigas es confirmada y se le nombra “Jefe de los Orientales” en la Quinta de la Paraguaya.
20 octubre: Buenos Aires y Montevideo firman el armisticio desoyendo la posición oriental.
23 de octubre: en el Paso de la Arena, el pueblo repudió el armisticio, decidió continuar la guerra por sí y  abandonar el suelo patrio.
27 octubre: Artigas recibe el cargo de Teniente Gobernador del Yapeyú, por parte de la junta bonaerense.

1811- noviembre diciembre: Éxodo del pueblo Oriental.
La marcha de los orientales se convirtió de pronto en un movimiento de emigración de todo el pueblo, que los paisanos llamaron la “redota” y que Clemente Fregeiro llamó “El éxodo del pueblo oriental”
4000 personas se establecen en la zona del Salto Chico Occidental (diciembre) y luego en la desembocadura del Ayuí (hasta setiembre de 1812). Se vislumbra el nacimiento de una nación independiente. 1


1812- Junio. Artigas es nombrado General en jefe del ejército de Oriente y Capitán General de la Banda Oriental.

1812 -Julio: Artigas le devuelve a Buenos Aires las distinciones militares que le dieron.

1812- Octubre: Se inicia el segundo sitio a Montevideo. En Buenos Aires se instala el Segundo Triunvirato y se convoca a una Asamblea General Constituyente.

1813- 26 febrero: Artigas se incorpora el segundo sitio de Montevideo.

1813- Abril:
5 al 8 Congreso de Tres Cruces 13 Instrucciones extendidas a los diputados a la Asamblea General Constituyente en Buenos Aires.
21 Constitución del Gobierno económico de la Banda Oriental, Artigas Gobernador militar y Presidente del Cuerpo Municipal.

1813- 8, 9 y 10 de diciembre Congreso de Capilla Maciel.

1814- junio: Montevideo se rinde ante Buenos Aires. Artigas no estaba de acuerdo.

1815- febrero: Alvear entrega Montevideo  Artigas. Comienza la "Patria Vieja".
Enre Ríos, Córdoba, Banda Oriental,Santa Fe,Misiones,  forman la Liga Federal, reconociendo a Artigas como "Protector de los Pueblos Libres" (aunque en los hechos, Artigas gobernaba realmente en la Provincia Oriental, en las demás provincias gobernaban caudillos locales que no confiaban unos en otros).
Reforma agraria a través del "Reglamento Provisorio de la Provincia Oriental, para el Fomento de se Campaña y Seguridad de sus Hacendados" (más conocido como "el reglamento de tierras").
Reglamento Provisional para la recaudación de derechos en los puertos de las Provincias Confederadas de la Banda Oriental del Paraná"






 

1816-
Congreso de Tucumán: declaración de Independencia de las “Provincias Unidas de Sud América”.
Invasión portuguesa a la Banda Oriental.

1817- Cede Montevideo ante los portugueses. Continúan guerrillas en el interior.

1817-18 Proceso independentista chileno
- 1819 Formación de la República de Colombia

1820- Entre  Ríos y Santa Fe derrotan a Buenos Aires inviertiendo polo de fuerza,  Artigas, derrotado se exilia en Entre Ríos y luego es derrotado en Corrientes por sus antiguos aliados.
5 setiembre: Artigas cruza el Paraná y se exilia en Paraguay hasta su muerte (23 de setiembre de 1850).



Único retrato de Artigas realizado en vida, entre 1845 y 1847 por Alfred Demersay.
File:Artigas-Demersay.jpg



1821- julio: Congreso Oriental vota la incorporación al Imperio de Portugal como "Estado Cisplatino"

- 1821- Proclamación de independencia en México. Declaración de Independencia del Perú.
- 1822- Reconocimiento de la independencia hispanoamericana por Estados Unidos.

1822- Nuestro territorio se transforma en Provincia del Brasil independiente, bajo gobierno absoluto-ilustrado de  Lecor, apoyado por los ricos estancieros  comerciantes montevideanos.
                              
- 1823- Declaración de independencia de las Provincias UnidasCentroamericanas (Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Honduras,Costa Rica).
- 1825- Independencia de Alto Perú (Bolivia).
- 1825- Reconocimiento de independencia de hispanoamérica por parte de Gran Bretaña.

- 1825-1830- Proceso de creación de un Estado independiente en
Uruguay. (lo ampliaremos en otra entrada)


Características de la Revolución Oriental (Reyes Abadie)1

¿Quiénes integraban el “Nuevo Ejército” (Agustín Beraza)

Diversa composición social
• Hacendados
• Caudillos regionales
• Matreros y contrabandistas
• “Hombres sueltos” y gauchos
• Peonadas de las estancias
• Indígenas charrúas, minuanes, tapes
• Esclavos
• Curas revolucionarios
Armas y tácticas
• “Cada hombre aportaba su caballo y sus armas, y así se formó un abigarrado muestrario que comprendía desde las boleadoras y el lazo hasta los fusiles de cargar por la boca y alguna carabina, con enorme predominio de las armas blancas tales como lanzas de tacuara, cuchillos enastados y sables. En cuanto a la táctica se concedió preferencia a la acción de la caballería lo que contemplaba la idiosincrasia paisana”.
(Reyes Abadie/Bruschera/Melogno).

· Sentimiento común de repudio al español:
“El godo es para el gaucho, la dominación orgullosa, la autoridad arbitraria, el despojo de la libertad y de la tierra. Para el indio, es la conquista que lo arroja del suelo, para el matrero la policía que persigue, encarcela y mata; para el peón es la altanería patronal que relega y humilla, para todos es la injusticia opresora que se impone por la fuerza” (Zum Felde)

• La estructura de la hueste revolucionaria estaba caracterizada por ser una “hermandad” de contingentes diversos. (…) Cada “división” criolla constituía de por sí una entidad social propia: el jefe; sus capitanes, “vecinos establecidos” del lugar; sus familias; sus capataces y peones; sus esclavos y sus servidores; sus capellanes; y tras ellos: el comerciante rústico, de pulpería volante; las “chinas” llevando en sus carretas el hogar trashumante, nutrido de “gurises”, y las “quitanderas”, damas del coraje criollo,  reserva de lanceras o auxiliadoras del herido en el combate; el baqueano; el domador; el curandero y “mano santa” y el barbero sangrador; el cacique cristiano y sus gentes, en fin. La “división” pues, constituía en sí misma una comunidad andariega”

"Las intrucciones del Año XIII" encierran gran parte del ideario artiguista.

En ellas se destacan los siguientes planteos:
  • Declaración de  Independencia.
  • Organización política federativa.
  • Estados autónomos.
  • Que Buenos Aires no fuese la sede del gobierno central.
  • Libertad civil y religiosa.
Artículo 1°: Primeramente pedirá la declaración de la independencia absoluta de estas Colonias, que ellas estén absueltas de toda obligación de fidelidad  a  la  Corona  de  España  y  familia de los Borbones y que toda conexión política entre ellas y el Estado de la España es y debe ser totalmente disuelta.
Artículo 2°: No admitirá otro sistema que el de confederación para el pacto recíproco con las provincias que forman nuestro Estado.
Artículo 3°: Promoverá la libertad civil y religiosa en toda su extensión imaginable.
Artículo 4°: Como el objeto y fin del Gobierno debe ser conservar la igualdad, libertad y seguridad de los Ciudadanos y los Pueblos, cada provincia formará su gobierno bajo esas bases, a más del Gobierno Supremo de la Nación.
Artículo 5°: Así éste como aquel se dividirán en poder legislativo, ejecutivo y judicial.
Artículo 6°: Estos tres resortes jamás podrán estar unidos entre sí, y serán independientes en sus facultades.
Artículo 7°: El Gobierno Supremo entenderá solamente en los negocios generales del Estado. El resto es peculiar al Gobierno de cada Provincia.
Artículo 8°: El territorio que ocupan estos Pueblos desde la costa oriental del Uruguay hasta la fortaleza de Santa Teresa forman una sola Provincia, denominante la Provincia Oriental.
Artículo 9°: Que los siete Pueblos de Misiones, los de Batovía, Santa Tecla, San Rafael y Tacuarembó que hoy ocupan injustamente los Portugueses y a su tiempo deben reclamarse serán en todo tiempo territorio de esta Provincia.
Artículo 10°: Que esta Provincia por la presente entra separadamente en una firme liga de amistad con cada una de las otras para su mutua y general felicidad, obligándose asistir a cada una de las otras contra toda violencia, o ataques hechos sobre ella o sobre alguna de ellas por motivo de religión, soberanía, tráfico o algún otro pretexto cualquiera que sea.
Artículo 11°: Que esta Provincia retiene su soberanía, libertad e independencia, todo poder, jurisdicción y derecho que no es delegado expresamente por la confederación a las Provincias Unidas juntas en Congreso.
Artículo 12°: Que el puerto de Maldonado sea libre para todos los buques que concurran a la introducción de efectos y exportación de frutos poniéndose la correspondiente Aduana en aquel Pueblo; pidiendo al efecto se oficie al Comandante de las Fuerzas de Su Majestad Británica, sobre la apertura de aquel Puerto para que proteja la navegación o comercio de su Nación.
Artículo 13°: Que el Puerto de la Colonia sea igualmente habilitado en los términos prescriptos en el artículo anterior.
Artículo 14°: Que ninguna tasa o derecho se imponga sobre artículos exportados de una provincia a otra; ni que ninguna preferencia se de por cualquiera regulación de Comercio o renta a los Puertos de una Provincia sobre las de otras ni los Barcos destinados de esta Provincia a otra serán obligados a entrar a anclar o pagar Derechos en otra.
Artículo 15°: No permita se haga ley para esta Provincia sobre bienes de Extranjeros que mueren intestados, sobre multa y confiscaciones que se aplicaban antes al Rey; y sobre territorios de éste mientras ella no forma su reglamento y determine a que fondos deben aplicarse como única al Derecho de hacerlo en lo económico de su jurisdicción.
Artículo 16°: Que esta Provincia tendrá su Constitución territorial; y que ella tiene el derecho de sancionar la general de las Provincias Unidas, que forma la Asamblea Constituyente.
Artículo 17°: Que esta Provincia tiene derecho para levantar los Regimientos que necesite, nombrar los oficiales de Compañía, reglar la Milicia de ella para seguridad de su libertad por lo que no podrá violarse el derecho de los Pueblos para guardar y tener armas.
Artículo 18°: El Despotismo militar será precisamente aniquilado con trabas constitucionales que aseguren inviolable la Soberanía de los Pueblos.
Artículo 19°: Que precisa e indispensable sea fuera de Buenos Aires, donde reside el sitio del Gobierno de las Provincias Unidas.
Artículo 20°: La Constitución garantiza a las Provincias Unidas una forma de gobierno republicana; y que asegure a cada una de ellas de las violencias domésticas, usurpación de sus Derechos, libertad y seguridad de su soberanía que con la fuerza armada intente alguna de ellas sofocar los principios proclamados. Y asimismo prestará toda su atención, honor, fidelidad y religiosidad a todo cuanto crea o juzgue necesario para preservar a esta Provincia las ventajas de la Libertad y mantener un Gobierno libre, de piedad, justicia, moderación e industria.(...)
  En el “Reglamento Provisorio de la Provincia Oriental para el Fomento de la Campaña y Seguridad de sus hacendados”, también podemos ver reflejado parte del ideario artiguista.

Los males de la guerra han sido trascendentales a todos; los talleres han quedado abandonados, los pueblos sin comercio, las haciendas de campo destruidas y todo el país arruinado. Yo ansío con el mayor ardor verlo revivir y sentiría mucho cualquier medida que en la actualidad ocasione el atraso…”
Artigas al Cabildo de Montevideo, 2 de mayo de 1815

"Con el objetivo de mejorar el estado ruinoso de la campaña el 10 de setiembre de 1815 Artigas, en Purificación, dio a conocer,  su célebre “Reglamento Provisorio de la Provincia Oriental para el Fomento de la Campaña y Seguridad de sus hacendados”, aplicado entre noviembre de 1815 y setiembre de 1816, hasta la invasión portuguesa.

Origen y objetivos del célebre “Reglamento Provisorio de la Provincia Oriental para el Fomento de la Campaña y Seguridad de sus hacendados”

En la última mitad del siglo XVIII, la situación general de la campaña oriental planteaba una serie de problemas que se concretaban en la discutida cuestión del “arreglo de los campos”. Al producirse la Revolución la situación de la campaña se agravó; sobrevino una crisis de la producción que afectó la organización económica, social y jurídica.
Durante el gobierno artiguista en la Provincia Oriental, los estancieros, directamente afectados por la situación existente, solicitaron al Cabildo Gobernador una ayuda inmediata. A esos efectos se celebró en Montevideo una reunión de gobernantes y hacendados donde se analizó el problema del arreglo de los campos y se aprobaron algunas iniciativas para presentar a la consideración de Artigas, el 11 de agosto de 1815. En conocimiento de estas disposiciones, Artigas suscribió y dio a conocer el “Reglamento Provisorio de la Provincia Oriental para el Fomento de la Campaña y Seguridad de sus hacendados” el 10 de setiembre de 1815.
Los propósitos del reglamento eran esencialmente económicos y, además, sociales y jurídicos. Los objetivos económicos procuraron recuperar el “stock” ganadero en merma y aumentar la producción; para ello se debía subdividir la tierra, poblar la campaña y fijar la población rural. Los fines sociales tendían a favorecer a los desposeídos y proteger la familia. Los fines jurídicos buscaban imponer el orden en la campaña exigiendo el trabajo, persiguiendo la vagancia y el delito.
Contenido del reglamento de 1815

El análisis del Reglamento permite distinguir dos grupos principales de disposiciones:
a)    las que establecen una distribución de tierras y el fomento de la producción y
b)    las dedicadas al restablecimiento del orden interno.

Las disposiciones sobre la distribución de tierras establecían, para seleccionar las tierras a repartir un criterio preferentemente político. Debían elegirse entre tierras realengas y las pertenecientes a los enemigos de la Revolución, “emigrados, malos europeos y peores americanos que hasta la fecha no se hallen indultados por el Jefe de la Provincia para poseer sus antiguas propiedades”.
La elección de los beneficiarios se haría teniendo en cuenta su posesión económica, organización familiar y condiciones de trabajo. “Los más infelices serán los más privilegiados. En consecuencia los negros libres, los zambos de igual clase, los indios y los criollos pobres, todos podrán ser agraciados con suertes de estancia si con su trabajo y hombría de bien propenden a su felicidad y a la de la Provincia. Serán igualmente agraciadas las viudas pobres si tuvieren hijos y serán igualmente preferidos los casados a los americanos solteros y estos a cualquier extranjero”.
Estos beneficiarios recibirían tres clases de bienes: la tierra, ganado para poblarla y una marca para probar el derecho de propiedad. El Reglamento establecía que la tierra a entregarse tendría, en lo posible, aguadas naturales, linderos fijos y una extensión de 10.800 cuadras, con lo que cuadriplicaba la extensión de la tierra entregada en los repartimientos fundacionales hispánicos. En esa extensión podrían mantenerse en esa época alrededor de 3.700 vacunos que permitiría obtener unos 370 cueros por año. El ganado que se entregaría a los beneficiarios debería tomarse de los rodeos de animales orejanos o de las haciendas abandonadas de propiedad de los enemigos de la causa. Su captura y distribución estaba cuidadosamente establecida para evitar abusos o inútiles destrozos.
Todas estas prerrogativas y derechos estaban acompañadas de obligaciones paralelas: los beneficiarios sólo podrían recibir una suerte de estancia, no podrían enajenarlas o venderlas, y estaban obligados a poblarlas y trabajarlas. Se exigía específicamente la obligación de construir un rancho y dos corrales, la omisión o demora hacían caducar los derechos del beneficiario y la tierra volvía al dominio fiscal para ser distribuida. El agraciado debía poblar tierra y hacerla producir. El plan de distribución de tierras incluía en sí un programa de desarrollo de la producción.
Las disposiciones destinadas a consolidar el orden y garantir la seguridad de personas y bienes comprendían la creación de una fuerza represiva puesta a las órdenes del Alcalde Provincial y sus subalternos. Su misión era combatir vagabundos, delincuentes y desertores. Mientras los vagos se destinaban al Cuartel General de Purificación para incorporarlos al servicio de las armas, los delincuentes y desertores serían procesados por el Gobierno de Montevideo.

Aplicación del Reglamento de 1815

El Reglamento Oriental para el Fomento de la Campaña y Seguridad de sus hacendados, era un complemento necesario a la actividad política y militar de la Revolución Oriental, pero su aplicación presentaba serias dificultades. Por un lado la falta de colaboración de las clases privilegiadas, por otro la indiferencia de una masa rural que, en su gran mayoría, no había sido preparada para el trabajo disciplinado y la producción. En tercer lugar, los problemas materiales que planteaba la distribución de tierras en momento de incertidumbre política y exigencias militares. A pesar de todas estas dificultades, la investigación contemporánea ha podido comprobar que en los seis meses de aplicación del Reglamento, entre su creación y la invasión portuguesa de 1816, pudieron realizarse en distintas regiones de la provincia numerosas adjudicaciones de tierra entre familias humildes que manifestaron anhelos de trabajo. Más tarde los intereses de una minoría de grandes propietarios que vieron en él una amenaza, lo relegaron al olvido.

El Reglamento de Tierras puede comprenderse mejor situándolo en el momento político y militar (y no solo socioeconómico) en que fue redactado. A Artigas le preocupaba recuperar la economía de la Provincia Oriental y asentar la población, pero también le resultaba vital mantener la adhesión a la revolución de los estancieros orientales y sus hijos. Ellos eran la columna vertebral de las milicias con que contaba para su lucha con Buenos Aires, pero cada vez eran más los que abandonaban la causa. Si los estancieros pedían orden en la campaña, satisfacerlos era una condición para seguir contando con su apoyo. Las medidas para la "seguridad de los hacendados" que aparecen en el reglamento adquieren sentido en ese contexto de guerra."3

Tarea:

Observa el video sobre Artigas. 
Lee la cronología prestando atención a los enunciados en negrita.
Responde:
1- ¿Con qué hecho se vincula el nacimiento de una "nación oriental"?
2- ¿En qué momento los orientales comenzaron a tomar sus propias decisiones, en tanto pueblo en armas?
3-¿En qué documento se planteó la idea de independencia?
4- ¿Qué ideas definen a las Instrucciones del Año XIII? 
5- ¿Quiénes serían los "malos europeos y peores americanos" que el reglamento de tierras de Artigas dejaría sin derecho a parcela?
6- ¿Qué fue la Liga de los Pueblos Libres?
7- ¿Quiénes dominaron la Banda Oriental luego de ser derrotado Artigas?
8- ¿Se puede decir que Artigas y su ideario triunfaron? ¿Por qué?


Notas

1- Según conceptos vertidos por historiadores como Pivel Devoto y Ana Ribeiro, entre otros.
2- Extraido de http://www.fder.edu.uy/contenido/ideas/pensamiento-artiguista_material-de-apoyo.pdf
3- extraido de http://www.uruguayeduca.edu.uy/Portal.Base/Web/verContenido.aspx?ID=204216


lunes, 4 de noviembre de 2013

Las Revoluciones Hispanoamericanas.

Las revoluciones hispanoamericanas, protagonizadas por las colonias americanas de España, produjeron la disolución de uno de los imperios más importantes de la historia y dieron paso al surgimiento de nuevos Estados independientes. Es así que constituyen uno de los momentos cruciales de la historia de nuestro continente.
Podemos ubicarlas en su mayoría, entre 1810 y 1824.
La revolución cobró fuerza en forma simultánea en Hispanoamérica, dada la repercusión de la crisis de la monarquía española.
En los inicios de la revolución, la idea de independencia no aparece como un objetivo claro, sino que se comenzó apoyando a Fernando VII.
Estas revoluciones, en general, fueron urbanas, al mando de elites criollas. Salvo contados casos, los indígenas y los afrodescendientes se limitaron a seguir a algún caudillo.

"Las revoluciones por la independencia en Hispanoamérica fueron repentinas, violentas y universales (...) Con todo, la independencia, aunque precipitada por un choque externo, fue la culminación de un largo proceso de enajenación en el cual Hispanoamérica se dio cuenta de su propia identidad, tomó conciencia de su cultura, se hizo celosa de sus recursos"1

Causas.

a- Las Reformas Borbónicas.

Las medidas de "reconquista" o revitalización del imperio español en América, acabaron con prácticas con cierto grado de autonomía que se venían llevando a cabo en América en el siglo XVII.
Las colonias comerciaban entre ellas y se desarrolló la producción de vino y de textiles. Estas actividades habían beneficiado a una elite criolla que poseía tierras, negocios y poder social. Los criollos no podían acceder a cargos de gobierno, pero los españoles que los tenían, hacían la vista gorda ante irregularidades del comercio inter colonias.
El contrabando fue un sistema de comercio practicado, también, con la complicidad de las autoridades coloniales.
Con las reformas borbónicas, la autoridad española se hizo más fuerte en el continente y en zonas donde nunca lo había sido (como el Río de la Plata) Todo lo que exigían estas reformas chocaba con los intereses de los criollos que estaban habituados a no tener casi control político y a tener independencia económica.

b-El predominio demográfico de los criollos sobre los españoles
.

Panorama demográfico de Hispanoamérica en 1810

Blancos: Españoles europeos                    150.000
              Españoles americanos (criollos)   2.900.000

Otros: Negros                                           1.200.000
          Mestizos                                         4.000.000
          Indios                                              7.000.000

Población total:                                      15.250.000


c- La postergación de los criollos en los cargos de mayor jerarquía.

La corona siempre dio preferencia a los españoles para llevar cargos de administración, ejército e Iglesia, porque consideraba que eran dignos de confianza, al contrario que los criollos y cualquier "casta".
La excepción fue en momentos de crisis cuando se autorizó la venta de cargos a los criollos.
Los altos cargos del ejército (oficiales) eran españoles, pero la tropa sí se agrandó con americanos.
Los Borbones retomaron con firmeza la idea,  siempre optaron por autoridades españolas.
En las únicas instituciones de gobierno en la que podían participar eran los cabildos.

d- Los inconvenientes del monopolio comercial.

 Las colonias debían servir a la metropoli como abastecedora de materias primas y metales preciosos y como consumidora de productos españoles (siempre beneficiando a la metropoli). El sistema de puerto único y flotas para comerciar con España, hacía que el intercambio fuera muy engorroso.Una de las reformas borbónicas en esta zona, fue la habilitación de Montevideo como puerto transatlántico.
El comercio de hizo más fluido, pero España no daba a basto para abastecer a las colonias de manufacturas y tampoco compraba todo lo que producían las colonias (en nuestro caso, el cuero). Así fue que permitieron además el comercio con países neutrales (negarlo era habilitar de hecho, el contrabando). En nuestra zona, los estancieros, saladeristas y comerciantes, pidieron la posibilidad del libre comercio, sobre todo luego de las invasiones inglesas, que trajeron ideas de liberales.

e- La desconformidad de los artesanos.

El comercio con países como Inglaterra, hizo que la industria artesanal perdiera competitividad.
"Pronto hasta los estribos y los ponchos de los gauchos de las pampas vendrían de Inglaterra"2

f- El nacimiento de una identidad diferenciada de la española.

Los criollos, sentían afecto por su lugar de nacimiento, y se diferenciaban de los españoles por sus costumbres, vestimenta, gastronomía, giros del lenguaje, entre otras cosas. Físicamente, los criollos, también se diferenciaban de los españoles (dada la mezcla étnica y los factores climáticos diferentes).
América es tan extensa y tan heterogénea geográficamente, que difísilmente se consolidara una identidad común. Los americanos se sentían antes "chilenos", "venezolanos" o "mexicanos" antes que americanos.

g- La influencia de las nuevas ideas.

La Ilustración tuvo amplia difusión en España y América, dados los estrechos lazos entre España y Francia a partir del ascenso al trono de los Borbones (de origen francés). Por medio de libros y viajeros, las ideas de este movimiento filosófico se hizo conocido.
Las ideas de libre comercio, separación de los poderes del estado, la existencia de gobiernos que gobernaran para los intereses de los gobernados, fueron bien recibidas por los americanos.

h- Los ejemplos de la Reovolución de las colonias inglesas y de la Revolución Francesa.

El ciclo de revoluciones burguesas que sacudieron al mundo entre el siglo XVIII y siglos XIX, comenzó en las colonias inglesas y continuó en Francia.
Los norteamericanos fueron un ejemplo muy alentador para los que creían en la posibilidad de que una colonia se rebelara contra su metropoli.

i- La influencia de Inglaterra.

La Revolución Industrial provocó que los ingleses estuvieran interesados en conseguir materias primas baratas (como nuestros cueros) y vender sus productos. Por su parte, a los estancieros y comerciantes de esta zona, les atraía el comercio con Inglaterra (se colocaba gran parte de la producción local y se conseguían productos buenos, baratos y en abundancia).
El bloqueo continental comercial que Napoleón Bonaparte había comenzado, complicaba  a Inglaterra, saliendo en búsqueda de mercados en América, África y Asia. 
Las invasiones inglesas ilustran esa necesidad de Inglaterra.

j- La invasión napoleónica a España y el movimiento juntista español (1808)

k- El concepto de que la soberanía es del pueblo, quien la delega en el monarca, y cuando éste no está, retorna al pueblo nuevamente.

l- El debilitamiento del imperio español, tanto política como económicamente.


Tarea:
1- Basados en las Causas de la revoluciones hispanoamericanas: ¿Cuál es el "Choque  externo" que  precipita esas revoluciones, según J. Lynch?
2- Haz un esquema con las características generales de las revoluciones hispanoamericanas y sus causas.


Notas
1- J. Lynch, "Las Revoluciones Hispanoamericanas. 1808-1826", edit. Ariel, Buenos Aires, 2001. Pág 9
2- Ídem.

viernes, 1 de noviembre de 2013

"Las Invasiones Inglesas en el Río de la Plata"

Con este nombre se designa a los intentos de los ingleses de conquistar la zona del Río de la Plata entre 1806 y 1807.

Archivo:Rio de la Plata 1806.gif
Síntesis del primer capítulo de la primera temporada de "Algo Habrán Hecho por la historia argentina".
Recuerden que Buenos Aires era la capital del virreinato del Río de la Plata, al cual pertenecía la Banda Oriental.
Si bien el tema está tratado en forma jocosa y con recreaciones fantaciosas, nos introduce a posibles imágenes y situaciones reales.


5
Antecedentes.


"A principios del Siglo XIX, se desarrollaban en Europa las Guerras Napoleónicas, en que Francia bajo el mando de Napoléon Bonaparte combatía contra la Alianza de las potencias monárquicas del continente.

Decidido a invadir Inglaterra, Napoleón ideó una maniobra para atraer a la flota conjunta de Inglaterra y España desde el Canal de la Mancha hacia las costas americanas, para aprovechar luego a realizar esa invasión. Su plan fracasó, porque el Almirante Nelson advirtió sus intenciones; sorprendió a la flota francesa frente al Cabo de Trafalgar, el 25 de octubre de 1805, y le infligió una importante derrota que dejó a la flota inglesa dueña del Atlántico, hasta entonces dominado por los navíos de guerra españoles.

En esa ventajosa situación militar, el gobierno inglés envió una expedición naval al mando del Comodoro Home Popham, hacia el extremo sur del África, en el Cabo de Buena Esperanza, con el objetivo de conquistar las colonias holandesas de esa región. Una vez logrado ese objetivo, y aprovechando su proximidad y la falta de cobertura naval española en la zona del Río de la Plata, Popham resolvió intentar la conquista de sus colonias en esa zona."1

http://4.bp.blogspot.com/-rF5fHBE7hlo/TnedZwsmKNI/AAAAAAAABhU/PlOGDswyHfw/s1600/info44.jpg

Primera invasión inglesa.
" La flota inglesa destacada hacia el Río de la Plata contaba con una dotación de 1.600 soldados de desembarco, que comandaba en Gral. William Carl Beresford. Al llegar a la bahía de Montevideo, en junio de 1806, y apreciar las importantes fortificaciones que protegían a Montevideo, el Comodoro Popham optó por dirigirse hacia Buenos Aires, ciudad que en esa época contaba con alrededor de 50.000 habitantes.
El 25 de junio de 1806, las tropas inglesas desembarcaron en la costa argentina cerca de la ciudad de Buenos Aires, en Quilmes. El Virrey del Río de la Plata, que tenía su sede en Buenos Aires, era el Marqués de Sobremonte; el cual, al tener conocimiento de la invasión optó por huir precipitadamente hacia Córdoba llevando consigo las reservas del Tesoro, que representaban una elevada suma. Esta actitud le ganó para la Historia el mote de “El inepto Virrey Sobremonte“.
Un contigente militar compuesto por 1.000 hombres salió de Buenos Aires para enfrentar a los invasores ingleses, pero fueron derrotados casi sin combatir; por lo que la ciudad de Buenos Aires se rindió y fue rapidamente ocupada. El Cabildo de Buenos Aires debió prestar juramento de acatamiento a la autoridad del Rey de la Gran Bretaña. Ante la perspectiva de represalias contra la población, el Tesoro fue llevado de retorno a Buenos Aires, siendo entregado a los Jefes invasores, que lo remitieron a Inglaterra solicitando refuerzos para expandir sus conquistas."2

La reconquista de Buenos Aires.

"En Montevideo, la noticia de la caída de Buenos Aires en manos de los ingleses produjo una gran preocupación, ya que era previsible que el objetivo final de los ingleses era apoderarse de toda la rica región del Plata.
El Gobernador de Montevideo, que era Pascual Ruiz Huidobro, no era partidario de enviar una expedición a reconquistar Buenos Aires, dado que en esos momentos solamente contaba con una dotación militar de alrededor de 500 hombres. Sin embargo, los habitantes de Montevideo, y de los campos y poblados, pusieron a disposición del Cabildo y del Gobernador el ofrecimiento de contribuir con hombres y recursos a reclutar un ejército, para desalojar a los ingleses de Buenos Aires antes de que les llegaran refuerzos.
En sesión que se realizó en el Cabildo de Montevideo el 18 de julio de 1806, se resolvió declarar que el abandono de su puesto por el Virrey Sobremonte, y el juramento de sujeción a los ingleses del Cabildo de Buenos Aires, colocaba al Gobernador de Montevideo como la máxima autoridad delegada del Rey de España en esta parte del continente; y en consecuencia, que éste debía emplear esa autoridad para desalojar a los invasores de Buenos Aires y así preservar a la ciudad de Montevideo.
Se trató de una decisión de carácter militar y referente a una operación de guerra con un Estado extranjero, que en sentido estricto sólo podría haber sido dictada por el propio Rey. Por lo cual, aunque justificada ante la extrema necesidad y urgencia de la situación, algunos historiadores consideran que ella fue la primer manifestación de decisión autónoma de las colonias españolas de América; que de alguna forma anticipó los fundamentos del ulterior “movimiento juntista” americano, que inició el proceso de independencia.
Así se reclutó en breves dias un ejército de 1.600 hombres, encuadrados en las unidades militares con asiento regular en la ciudad. Ocurrió, entretanto, que los barcos de la escuadra inglesa aparecieron frente a Montevideo, creando una importante amenaza para su seguridad. De modo que el Gobernador decidió permanecer al frente de las defensas; y encomendó el mando de la fuerza expedicionaria que se dirigiría a Buenos Aires, al Capitán Santiago de Liniers, un militar de origen francés que estaba destacado en Montevideo, prestando servicios a la corona española.
El 3 de agosto Liniers condujo su ejército a la Colonia del Sacramento, situada frente a Buenos Aires; y al día siguiente cruzó el Río de la Plata. Al desembarcar en las costas cercanas a Buenos Aires, se encontró con la desagradable sorpresa de que los ingleses habían logrado desbaratar un contingente de fuerzas leales, que supuestamente debían unírsele. De todos modos, resolvió avanzar contra la ciudad, logrando derrotar en algunos combates a las partidas inglesas que salieron a enfrentarlo.
El ataque contra la ciudad se llevó a cabo pocos días después, siendo superada la dotación inglesa, por lo cual, habiendo sufrido alrededor de 400 bajas, el Gral. Beresford decidió rendirse, el 12 de agosto.
La victoria obtenida por el ejército montevideano en Buenos Aires, tuvo una importante repercusión. La rivalidad que desde hacía tiempo existía entre ambas ciudades - en buena medida derivada de la competencia portuaria, dadas las superiores condiciones que para las posibilidades de la época tenía Montevideo - se puso de manifiesto al negarse el Cabildo de Buenos Aires a la solicitud de su similar de Montevideo para que le fueran entregadas las banderas de los ingleses, como reconocimiento simbólico de la importancia de esa acción militar.
El asunto llegó a ser sometido a la decisión final del Rey de España, el cual concedió a la ciudad de Montevideo el mérito de la acción cumplida, y emitió una Real Cédula concediéndole el título de “Muy Fiel y Reconquistadora“ y admitiendo que en el escudo de la ciudad se incorporaran las banderas de los vencidos, junto con otros ornatos alusivos.
En Buenos Aires, “el inepto Virrey Sobremonte” recibió la prohibición del Cabildo de volver a la ciudad; el cual, recogiendo las instancias populares, resolvió designar Virrey al Cap. Liniers. Ello, indudablemente, volvió a constituir un exceso respecto de la autoridad que investía el Cabildo, asumiendo atribuciones privativas del Rey.
Sobremonte hizo una tentativa de refugiarse en Montevideo pretendiendo asumir el mando de su defensa frente a la amenaza persistente de la flota de guerra inglesa fondeada frente a la ciudad; pero también el Cabildo de Montevideo rehusó admitir su autoridad, comisionando una delegación para lograr que saliera de la ciudad"3
 

Segunda invasión inglesa.

Las invasiones en nuestra zona.

El 10 de de 1806, los ingleses llegaron a las cosatas de la bahía de San Fernando de Maldonado. Invadieron la ciudad cometiendo todos los actos despreciables comunes en las invasiones. Si bien la bahía contaba con un sistema de baterías de artillería que la cutodiaba, el número de soldados que vino en la flota inglesa era imparable. 
Los ingleses fueron en búqueda de tropas españolas hasta San Carlos, pueblo mayormente agricultor, sin bastión militar. Hicieron jurar fidelidad a la corona inglesa y apostaron 300 hombres allí. 
El 2 de noviembre, 400 soldados salieron de Montevideo para hacer frente a los ingleses en la Villa de San Carlos. 
El 7 de noviembre, en las cuchillas cercanas a la Villa (zona conocida como "La Alameda") las tropas españolas junto con pobladores (voluntarios) atacaron a sablazos a los ingleses, quienes respondieorn con fusiles. Murieron 5 soldados españoles. Al otro día, 800 ingleses arribaron desde Maldonado con cañones de tren volante a registrar la Villa.
Aparentemente, por lo que se desprende de documentos de la iglesia de San Carlos Borromeo 4, la Villa de San Carlos volvió a la normalidad en el mes de diciembre; no así Maldonado, que permaneció ocupada hasta el 12 de enero.

Informe de los vecinos de Maldonado al cabildo de Montevideo sobre el ataque inglés a la ciudad (copia textual del texto original, observen la ortografía). 

"Desde ese momento -dicen, refiriéndose a la derrota- empezó el más inhumano saqueo. Principiaron el registro de las casas, haciendo prisioneros todos los hombres, que encontravan, aun alos más ancianos. Después de amenasas, insultos; y golpes nos conducían y encerraban en la cruija y calavozos de este Quartel. En esta noche horrorosa no solo robaron ropa, álajas y utensilios hicieron pedazos los muebles, y todo lo que no les era util, destrozaron muchas efijies e imágenes Santas en als casas, en  que encontraron, sinó que tambien en algunas de ellas registraron sin el menor rubor las mujeres por si teniaan algo oculto, y á algunas les quitaron parte de la ropa que tenian puesta abusando de otras por fuerza sin respeto á las lagrimas, suplicaciones, y a la edad abanzada ni ala virginidad. Se alumbraron para cometer estas inhumanidades terribles, con la cera de la Iglesia, de la que sinduda no sacaron otras cosas, porque con tiempo nro. Cura Vicario, el Dr. Dn. Manuel Alberti las habia extraido y ocultado. Se concedio esta barbara licencia del saqueo, en los tres dias consecutivos con sus noches, no solo a los tresmil y mas de tropa, que ocuparon esta Plaza, sino tambien ala marineria de los setenta y mas Buques que tomaron nuestra bahia, Asu habitual inmoraliad añadian el estar ebrios; variaron en ellos escenas de impiedades, que el pudor, y las lagrimas nos hacen dexarlas en silencio"5
Lápida ubicada en el antiguo Campo Santo de San Carlos. Reproduce el texto en el libro de defunciones.



" La armada inglesa que se encontraba en las costas orientales del Río de la Plata, recibió prontamente los refuerzos que habían solicitado sus comandantes; al llegar una nueva escuadra al mando del Gral. Backhouse, con una dotación de 1.400 soldados más.

Comenzó de inmediato el ataque naval a la ciudad fortificada, iniciándose un recio duelo de artillería entre los cañones de los barcos ingleses y los de la Ciudadela y los otros emplazamientos de artillería. La potente resistencia de Montevideo, movió a los ingleses a retirarse hacia el puerto situado frente a la ciudad de Maldonado, carente de defensas; donde desembarcaron sin resistencia y aguardaron la llegada de más refuerzos.

Éstos llegaron poco después, al arribar una potente expedición comandada por el Gral. Auchmuty, con una dotación adicional de 4.300 soldados, lo que ponía en armas un ejército de alrededor de 6.000 hombres, todos ellos soldados profesionales, fuerza de impresiosante poder respecto de los defensores."6

" La ofensiva inglesa contra Montevideo se inició el 15 de enero de 1807. Una flota de guerra de unos 100 barcos poderosamente armados, fondeó frente a la ciudad, al tiempo que inmediatamente las tropas inglesas desembarcaron en el pequeño puerto natural de El Buceo, a pocos quilómetros al este (actualmente un puerto de yates, incorporado a la ciudad) y comenzaron a avanzar hacia las murallas de Montevideo.
Los defensores salieron, con un contingente de alrededor de 2.000 hombres, superado por los ingleses en razón de 3 a 1, procurando presentar combate en la llanura situada delante de las murallas. La batalla tuvo lugar el 20 de enero de 1807, en un plantío de maíz situado en la zona llamada “el cardal”, alrededor de un kilómetro más allá del Ejido (donde actualmente de alzan los edificios de la Universidad de la República y la Biblioteca Nacional). La superioridad numérica y militar de los ingleses determinó la derrota de los defensores, que tuvieron muy numerosas bajas, incluyendo algunos nombres destacados como el de Francisco Antonio Maciel.
La derrota de los montevideanos dejó libre a los invasores el camino hacia el ataque de la plaza; pero sus fortificaciones eran sumamente resistentes. El asedio se realizó a la vez por tierra y por mar, efectuándose un intenso bombardeo de las murallas con la artillería naval, que se prolongó durante 15 días. Finalmente, los ingleses lograron destruir un trozo de la muralla sur, abriendo con sus cañones un boquete que pasó a denominarse “la brecha”, en el lugar de la actual calle de ese nombre; por el cual los soldados ingleses se precipitaron en el interior de la ciudad. En su interior continuaron los combates, en que participaron destacadamente los soldados del Cuerpo de Blandengues, entre ellos el Oficial Ayudante Mayor José Gervasio Artigas.
Instalados los ingleses en Montevideo, el Gobernador Ruiz Huidobro fue conducido a Inglaterra en calidad de prisionero. Sin embargo, el dominio inglés quedó prácticamente reducido a la ciudad, por cuanto la resistencia y hostilidad de los habitantes de la “campaña” les impidió imponer su autoridad sobre el resto del territorio.
El gobernador militar inglés de Montevideo adoptó de inmediato una política dirigida a captarse la adhesión de los pobladores, procurando mostrar la conveniencia de la situación que favorecía el comercio - siempre muy restringido por la política monopólica de España. Y, como indicativo del progreso que significaba la dominación británica, comenzó la publicación del primer periódico aparecido en la zona del Río de la Plata, llamado “Southern Star” o “Estrella del Sur”, ya que estaba redactado a la vez en inglés y en español.

 File:Portada de La Estrella del Sur.jpg
Establecidos en Montevideo, los ingleses procedieron a reforzar su ejército, con vistas de atacar nuevamente a Buenos Aires. De Inglaterra llegó una nueva fuerza expedicionaria, al frente del Gral. Whitelocke, que duplicó el número de las tropas; completándose así una dotación de 12.000 hombres, lo cual, para la época y el lugar, significaba una fuerza sumamente importante.
A fines de junio de 1807, el ejército inglés al mando de Whitelocke, desembarcó en las costas cercanas a Buenos Aires, en el lugar denominado La Ensenada, y avanzó sobre la ciudad. El Virrey Liniers salió a su encuentro, trabándose entre ambas fuerzas un combate de resultado inicialmente incierto, en que primariamente derrotadas, las fuerzas de Liniers lograron reagruparse y finalmente vencieron a los invasores; que se avinieron a negociar un armisticio, lo que tuvo lugar el 6 de julio de 1807.
En principio, los comandantes boneaerenses estuvieron dispuestos a aceptar como condiciones del armisticio la retirada de los ingleses de Buenos Aires; pero luego, a instancias de Martín de Álzaga, se decidió requerirles además la retirada de Montevideo.
De esta manera, reembarcados desde Buenos Aires, los ingleses comenzaron la evacuación de Montevideo en setiembre de 1807, retirándose definitivamente y poniendo término así a su breve dominación en el Río de la Plata"7

Muchos de los esclavos que participaron en la defensa ante los ingleses, como premio, fueron liberados por sus amos.

 "Durante los meses de ocupación, a pesar de los esfuerzos del Consulado, las mercaderías británicas comenzaron a contrabandearse libremente desde Montevideo. Los artículos llegaban a Buenos Aires vía Quilmes y Ensenada, a Santa Fe por el Río Paraná y de allí hacia todo el virreinato. También por tierra y por mar los productos británicos llegaban al Brasil. La Audiencia intentó persuadir a los contrabandistas imponiendo duras penas, que nunca fueron llevadas a la práctica. Los mismos comerciantes montevideanos pidieron al virrey que la ciudad no fuera sitiada para favorecer el intercambio comercial."8

Consecuencias de las invasiones inglesas en el Plata.

" La incursión naval y militar de las fuerzas expedicionarias de una de las más grandes potencias de la época en el Río de la Plata, significó sin lugar a dudas el suceso más importante de su vida colonial; que necesariamente sacudió a sus sociedades urbanas y produjo importantes consecuencias.
Entre ellas, puede sintetizarse:
  • El descubrimiento, por parte de los habitantes - especialmente de Montevideo - de una capacidad de actuar en forma directa y autónoma en salvaguardia de sus propios intereses; en circunstancias en que resultó inviable toda clase de apoyo desde la metrópoli española. Ello contribuyó, sin duda, a que se adquiriera conciencia del propio valer, tanto en el proceso de las decisiones políticas como en la ejecución de las misiones militares.
  • La prescindencia de hecho, al impulso de la urgencia y la necesidad perentoria de adoptar decisiones trascendentales, de las potestades privativas de las autoridades centrales; llegándose no solamente a la decisión de armar ejércitos y ponerlos en operación por resolución propia, sino incluso a desconocer la autoridad delegada del Rey en la persona del Marqués de Sobremonte, y a asumir la prerrogativa de designarle un sustituto que ejerció su autoridad sin interferencia, y con aquiescencia de la Corona española. Esto significó, sin duda, y a pesar de que lo extraordinario de las circunstancias vividas lo hubiera justificado en principio; un hecho que ulteriormente pudo ser invocado como antecedente, en particular ante la caída del Rey de España cuando las fuerzas napoleónicas lo depusieron, desencadenando el proceso independentista.
  • Las desinteligencias surgidas entre las autoridades de Montevideo y Buenos Aires, profundizaron la sorda rivalidad entre ambas ciudades; dando origen a la acentuación de un sentimiento nacional distinto en cada una de ellas, que luego repercutiría en el proceso histórico de la independencia. Ciertamente, siendo Buenos Aires la ciudad políticamente más importante, como sede del Virreinato y de mayor antigüedad y tamaño, su posición resultó bastante desairada al no haber presentado ninguna resistencia a la primera ocupación inglesa; y luego ser liberada por la que en cierto modo había sido su “colonia”.
    La rencilla suscitada con la cuestión de la entrega de las banderas, vino luego a ser resuelta colocando a Montevideo en una posición de reconocimiento, que en alguna forma significó una revancha frente a lo que pareció en su momento una actitud mezquina de Buenos Aires.
  • La corta ocupación inglesa de Montevideo, permitió a sus pobladores tomar contacto, aunque de manera fugaz, con un estilo de vida distinto al conocido hasta entonces, caracterizado por una actitud mucho más abierta hacia ciertas cuestiones como la libertad de comercio y el entendimiento entre personas de distinta cultura. Rapidamente aparecieron en Montevideo diversos artículos de producción inglesa, que mostraron las ventajas del libre comercio con las naciones industrialmente avanzadas.
    La publicación de “La Estrella del Sur” significó también tomar conocimiento con otra expresión del mundo por entonces más desarrollado; así como su contenido, aunque inclinado a la propaganda pro-inglesa, no pudo sino mostrar la existencia de una pluralidad de formas de considerar las cuestiones políticas.
    Esa posibilidad de ingresar al comercio que en la época comenzaba a desarrollarse, sin duda acentuó el concepto de los montevideanos de la superior posición de su puerto frente al de Buenos Aires, en esos momentos gracias a las condiciones naturales; y contribuyó también a profundizar la rivalidad, frente a la tendencia “porteña“ de Buenos Aires a monopolizar el tráfico comercial en el Río de la Plata, privando a los montevideanos de los beneficios económicos de utilizar directamente su propio puerto.
  • Desde el punto de vista de la perspectiva política de los ingleses, su aventura militar en el Río de la Plata les permitió apreciar que no resultaba conveniente la estrategia de establecer aquí un dominio colonial directo; pero al mismo tiempo les permitió comprender la importancia económica que la zona revestía para sus intereses.
    De tal manera, a partir de las invasiones de 1807, la diplomacia inglesa adoptó en relación al Río de la Plata una política distinta; manteniendo vivos sus vínculos - y especialmente, a partir de cierto momento, con los dirigentes de la Banda Oriental - de forma de continuar teniendo una presencia propicia para aprovechar cualquier oportunidad de consolidar posiciones.
    Esto resultaría especialmente apreciable al desatarse el proceso independentista, que servía indudablemente a los fines ingleses de debilitar el poderío imperial español; haciéndose notar la presencia de fuerzas navales inglesas - incluso en apoyo de Artigas. Y, finalmente, con la resolución de los conflictos entre Buenos Aires y el Brasil, heredados de aquellos entre España y Portugal, culminados en el establecimiento en la Banda Oriental de un Estado independiente fuertemente apoyado por Inglaterra."9


    Tarea:
    1- ¿De qué manera fue afectada nuestra zona por estos sucesos? (Piensa en lo sucedido en Maldonado, por ejemplo, y en las consecuencias que están señaladas en el texto).
    2-¿En qué medida las invasiones inglesas pueden ser  consideradas como sucesos que aportaron a la idea de independencia en el Río de la Plata? (básate en las cosecuencias señaladas en el texto).


    Notas:
    1,2,3,6,7,9-  http://www.escueladigital.com.uy/historia/colonizacion/inv_inglesas.htm
    4-Basado en material existente en Boletines históricos 255 y 258  en www.artigas.org.uy
    5- Cita extraida de A. Rivero "Por los tiempos de Artigas", edit. El País, Montevideo, 1999 pág56
    8-  http://es.wikipedia.org/wiki/Invasiones_Inglesas