lunes, 20 de julio de 2015

LA BANDA ORIENTAL. PRADERA, FRONTERA Y PUERTO. COLONIA DÉBIL Y TARDÍA.

 La Banda Oriental antes de la llegada de los europeos.

El conocimiento sobre la prehistoria de nuestro territorio es aún limitado.
De acuerdo a la información obtenida por los arqueólogos, la presencia humana en esta zona, se remonta a, por lo menos, 10.000 años atrás, probablemente más. No han sido encontrados restos óseos humanos de esa antigüedad, pero sí fueron identificados restos de industria lítica (piedras con modificaciones hechas por humanos) que presentan similares características  a las de otros restos, datados en esa fecha, en la región.
El Cerro de los Burros y el valle del arroyo Tarariras, en nuestra localidad, pertenecen a la "localidad arqueológica del Cerro de los Burros" en la que han sido estudiados 5 yacimientos y extraído piezas de piedra, similares a piezas extraídas en sitios de la Patagonia chilena y Provincia de Buenos Aires, datadas al rededor del 12.000 aC.. Este conjunto de yacimientos arqueológicos es uno de los más antiguos de nuestro país y la región.

En julio de 2013, la cima del Cerro de los Burros, fue declarada patrimonio arqueológico, cultural y natural departamental y en 2014 fue propuesto su ingreso en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

Los primeros grupos humanos en poblar esta zona, eran cazadores nómades provenientes del norte. Trabajaban muy bien la piedra y estaban organizados (probablemente) en bandas familiares, para la obtención de caza y materias primas para instrumentos.

Los "cerritos de indios".


Hace aproximadamente 4.000 años, en la zona Este de lo que hoy es Uruguay, vivieron grupos humanos que conocemos hoy en día como "los constructores de cerritos".
Los arquéologos conocen sobre estos grupos, por las excavaciones realizadas en dichos "cerritos".
Los "cerritos" son montículos de tierra con un diámetro de entre 30 y 40 metros y una altura de entre 50 centímetros y 7,5 metros. Su finalidad era funeraria (tumbas de individuos con importancia social) y ceremonial.
Sus constructores pertenecían a sociedades con un número importante de individuos, con mayor sedentarización que la descripta por los conquistadores europeos, cierta jerarquización social y pautas culturales más complejas que las de otros indígenas de la región. Eran cazadores y recolectores semisedentarios, que aprovechaban todos los recursos de su hábitat: bañados, lagunas, praderas, palmares butiaseros y costa oceánica.
Los últimos constructores de "cerritos" fueron contemporáneos a la llegada de los conquistadores europeos.



Los tupí - guaraníes.

Estos grupos se extendían por gran parte de América del Sur, desde el Rio Amazonas hasta el Río de la Plata.
A estos grupos se les identifica por poseer tradiciones, sociales, religiosas y lingüísticas, comunes.
Eran agricultores y vivían en aldeas, complementaban su alimentación con productos de la caza, pesca y recolección. En esta zona, plantaban maíz, batata dulce, zapallo, maní, porotos, algodón y yerba mate. Elaboraban una bebida alchólica llamada cauy "agua de la borrachera", con maíz masticado y fermentado.
Vivían en casas comunales (malocas), defendidas por empalizadas (aunque en territorio uruguayo no se han hallado).
Eran poligámicos: la familia estaba integrada por un hombre, varias mujeres y sus hijos. 
Los consejos de ancianos y jefes eran la autoridad.Tenían hechiceros para curar enfermedades y ahuyentar malos espíritus. No eran frecuentes ni el robo, ni el homicidio.
Las mujeres vestían una túnica larga de algodón llamada tipoy y los hombres un taparrabo llamado tanga.
Eran excelentes canoeros, viajaban por los ríos Paraná, Uruguay y de la Plata, recorriendo nuestra zona.
Se instalaron en la región platense en el siglo XIV.

Cazadores y jinetes

"Los charrúas habitaron una extensa región pampeano-patagónica y llegaron a ocupar la mesopotamia argentina y la zona central del Uruguay actual. Eran cazadores de llanura de extraordinaria movilidad y en menor grado pescadores y recolectores. Su lengua no pertenecía a la familia tupí-guaraní sino tal vez al núcleo de las chaqueñas, que no han dejado vestigios. Formaban tribus reducidas que se conjuntaban o disgregaban según las necesidades.

Generalmente se ha asociado a los charrúas con otros grupos, como los guenoas, los yaros, los bohanes y los minuanes, formando parte de una "macro-etnia". A mediados del siglo XVII se los podía encontrar alternando en diversas partes del presente territorio uruguayo, probablemente debido a que las razzias de los bandeirantes en las costas rochenses y el traslado de grupos guaraníes para el poblamiento de Asunción, habían reducido sensiblemente el establecimiento de otros pueblos en la región.

Entre sus rasgos más notables puede señalarse la rapidez con que adoptaron el caballo y la lanza traídos por el español. Del mismo modo incorporaron el vacuno, al que primero cazaron y luego pastorearon, integrándose a las partidas de las primeras vaquerías.

El "mestizaje" en nuestro territorio.

Es común escuchar que en Uruguay no hay población indígena. Lo cierto es que las étnias que mencionamos se perdieron como tales, pero su herencia, en cuanto aporte genético y rasgos culturales específicos, perdura aún hoy.
 La antropología genética ha aportado datos sorprendentes. Estudios realizados a partir del ADN mitocondrial (cuya transmisión se realiza solo por vía materna), muestran que el 62% de la población de Tacuarembó tiene un ancestro indígena. Para Cerro Largo el porcentaje es del 30% y para Montevideo, de un 20%.
Otra línea ha seguido la incidencia del aporte amerindio a través de los grupos sanguíneos. En este caso, Tacuarembó presenta un 20% de este aporte y el promedio para el país es de un 10%; lo que implica que cada uruguayo tendría (al menos matemáticamente hablando) un bisabuelo indígena. La diferencia entre ambos resultados se debe a que en el primer caso se trata de herencia materna, y es explicable en tanto la mayor cantidad de uniones se dieron entre hombres blancos y mujeres indias y no a la inversa. Si el estudio se hace solo a través de la herencia paterna, los porcentajes de ascendencia indígena para todo el país están entre 0% y 5%, y las cifras más altas no superan el 10%." 1
Además de la herencia biológica, se mantienen costumbres, (como la de tomar mate), palabras (gurí y che, por ejemplo) y usos medicinales de la flora nativa, que dan cuenta de la mezcla cultural en nuestro territorio.


Se dice que "la colonia" en la Banda Oriental fue "débil y tardía". 


Virreynato del Perú, a éste perteneció la Banda Oriental antes de ser colonizada.
Observa las fechas de fundación de las diversas ciudades de Sudamérica y compara con las de esta zona.

  "Débil" porque: el territorio estaba ocupado por escasa población, en su gran mayoría nómade, sin posibilidades de explotarla como mano de obra servil y carecía de las riquezas estimadas por los europeos (no poseía oro, plata, ni piedras preciosas) y sus posibilidades climáticas no eran buenas para grandes plantaciones. De allí que fuera considerada "tierra sin ningún provecho" y la corona española demorara en poblarla, siendo una colonización "tardía", con respecto a otras zonas del continente. Tampoco se instalaron mecanismos de control tan fuertes como en otras zonas de colonización en América, ni de parte del estado español, ni por parte de la iglesia católica; también por eso fue una colonia "débil". El contrabando y las reformas borbónicas (reformas sobre la política económica y organización del imperio español, por parte de la familia real, llevadas adelante sobre todo en el siglo VIII) hicieron posible la inexistencia del monopolio comercial y la debilidad del mercantilismo, en esta zona. La tardía distribución de la tierra, la abundancia de ganado vacuno y caballar libre, hicieron posible una debilidad de los vínculos de dominación "amortización del disenso social", de allí que surja el dicho popular "naides es más que naides". El carácter de Montevideo, de puerto abierto a las influencias europeas y de extranjeros, y la rapidez del período de colonización, impidieron el arraigo de fuertes tradiciones hispánicas y a la vez posibilitó su permeabilidad a una modernidad que lo distanció tempranamente de la campaña.
  La Banda Oriental fue colonizada en momentos en los cuales, el imperio español, cambiaba su concepción política y económica (las reformas borbónicas), algunos historiadores sostienen que esas reformas posibilitaron la ruptura posterior del imperio. Por eso algunos plantean que la colonia en la Banda Oriental fue "débil por tardía", o sea: al ser colonizada en esa época, no sufrió el control que España tuvo con sus colonias anteriores, y el tiempo de la colonia fue breve.

Encuentro y colonización.

  En 1516, la expedición de Juan Díaz de Solís, encuentra el río que hoy conocemos como "de la Plata", buscando un paso hacia Oriente. Entre otros lugares, recala en lo que denominaron "San Sebastián" (Isla de Lobos) y "Nuestra Señora de la Candelaria" (La Barra de Maldonado).
  En 1526, las expediciones de Gaboto y Diego García, buscan una ruta hacia las minas del Alto Perú, registrándose los primeros intentos de poblamiento de la Banda, y la adopción del nombre "Río de la Plata" del antes "Mar Dulce" o "Mar de Solís".
  En 1536 comienza la conquista, por parte de Pedro de Mendoza, de la zona. Funda la primera Buenos Aires y Asunción, continuando hacia el norte.
  En 1547 se da la autorización a Sanabria para poblar la zona al oriente del Río Uruguay pero no se hizo efectiva.

Banda frontera, pradera y puerto.

  Hasta 1607, las referencias sobre esta zona, eran los problemas existentes entre el Imperio de Portugal y el Imperio español por los limites entre ambos. La "lucha de los imperios" tuvo (aunque no exclusivamente) a la Banda Oriental como centro de disputas, la frontera entre ellos fue móvil, haciendo que  este territorio formara parte, en distintos momentos, de Portugal y de España. Desde ese momento, hasta hoy, la "Banda frontera" entre dos grandes, define a este lugar del mundo.

  La banda pradera:
  Fue Hernando Arias de Saavedra (Hernandarias)  quien posa sus ojos sobre la banda de tierra oriental (al este) del río Uruguay. Él alertó al rey sobre sus "muy buenos puertos" y la "tierra muy buena y de grandes calidades de buena para poblar en ella", adecuada para "todo género de ganado". A pesar del silencio del rey, Hernandarias, en forma particular, movilizó ganado vacuno y caballar de sus estancias de Santa Fe hacia la Banda Oriental. Los arreos de ganado se hicieron en dos tandas, una en 1611 y otra en 1617. Estos animales, libres en las praderas naturales, se multiplicaron rápidamente.

  El ganado precedió al colono.
  En 1628, se instalaron los primeros habitantes europeos: los misioneros jesuitas, quienes forman las misiones e ingresan más ganado, al norte del Río Negro.
  Estas introducciones de ganado, transformaron el ambiente de la Banda (fue notorio, por ejemplo, el desplazamiento del venado de campo a zonas de serranía), dotaron de transporte a los indígenas y transformaron a la "tierra sin ningún provecho" en "minas de carne y cuero".
  Dada su condición de "tierra de nadie" y a la vez de frontera, la Banda es permeable a las llamadas "vaquerías": forma de extracción primitiva de ganado alzado, una especie de cacería que afectaba notoriamente al stock bovino (existencia vacuna). El ganado era "propiedad del común" y administrado por el cabildo de Buenos Aires. Los animales eran tropeados en pie o "dejarreteados". Se extraía cuero (utilizado para hacer correas, lazos y clazados, entre otras cosas), cebo y grasa (usados para hacer jabón y velas principalmente), abandonando la carne. El territorio de nuestra ciudad, pertenecía a la región de la "vaquería del mar".

Las estancias misioneras y la vaquería del mar. 
 "Desde el principio conocieron los misioneros que gente de tan poca economía como los indios, no se podría mantener sin vacas.
Mientras duraron estas vacas que llamaban la vaquería del mar por estar a sus orillas, estaban los indios muy bien asistidos, sin que necesitasen dehesas de ganado manso. Esta era dehesa y estancia de los Treinta pueblos y aunque se perdiesen sus cosechas,en ella hallaban auxilio para todos, porque el indio es muy aficionado a la carne de vaca y en teniendo ésta ya lo tiene todo.
Iban 50 o 60 indios de cada pueblo con cinco caballos cada uno a traer de allí vacas cerriles que llaman cimarronas. Llevan una pequeña manada de bueyes y vacas mansas (señuelos) que ponen en un alto para ser vistas de las cerriles ya competente distancia las rodean y acorralan treinta o cuarenta hombres para su guarda Los demás van a traer las cerriles más cercanas que vienen corriendo y viendo las de su especie, dándoles ancha puerta los del corral, se entreveran con ellas. Vuelven por otras y del mismo modo las van entreverando hasta que no hay más en aquella cercanía. Júntanse todos los jinetes y yendo uno o dos delante por guías, cerrando los demás todo lo que cogieron, van conduciéndolo adonde hay más, teniendo cuidado de no acercarse mucho; que si se acercan y las estrechan, suelen romper por la rueda y esparramarse. En el segundo paraje hacen lo propio y llegada la noche rodean su ganado y hacen fuego por todas partes, y de este modo en medio de la campaña se está quieto. Si no hacen fuego, rompen y se escapan por entremedio de los jinetes. De este modo, 50 indios, en tres meses, suelen coger y traer a su pueblo de distancia de más de cien leguas, cinco mil o seis mil vacas. De los caballos mueren algunos de las cornadas de los toros que arremeten al caballo y al jinete y otros del mucho cansancio. Los demás quedan tales que no pueden servir en todo el año; y se ponen en lozanos pastos a convalecer y engordar."2


Esta forma de explotación atrajo a un tipo de población errante (nómada), vinculada a su vez, con el contrabando: "Faeneros" (autorizados por el cabildo bonaerense), "Changadores" (clandestinos, sin autorización de Buenos Aires, generalmente al servicio portugués), "Bucaneros" (marinos extranjeros que preparaban "boucain", carne salada).Provenían, mayormente, de Santa Fe y Río Grande, sumándose marinos ingleses y holandeses (muchos de ellos piratas). Ellos fueron, junto con los indígenas, negros libres, mulatos y mestizos, quienes originaron al "gaucho".

 
La banda frontera:




 En 1527, Gaboto estableció el fuerte de San Salvador, en 1552 Juan Romero el pueblo de San Juan y en 1573, Ortíz de Zárate, San Gabriel. Ninguno de estos tres intentos de población europea estable prosperaron, aparentemente por la agresividad indígena.
 Las primeras poblaciones estables, en la Banda, fueron las misiones jesuitas (1628), al norte del Río Negro.
  La primera ciudad fundada y poblada por europeos fue Colonia del Sacramento, fundada por Manuel de Lobos (portugués) en 1860; la segunda fue San Felipe y Santiago de Montevideo, fundada por Bruno Mauricio de Zabala entre 1724 y 1726.
  Estas dos ciudades, dan cuenta del carácter de frontera de la Banda Oriental. La función de Montevideo, fue defender la soberanía española ante el avance portugués. Es por esta razón que Montevideo es concebida como un fuerte militar ("Fuerte de San José") convirtiéndose, los soldados en los primeros pobladores hispanos, asentados. En cuanto a Colonia, ciudad surgida como punto estratégico para el comercio ilegal, fue conquistada por los españoles.
  La Banda Oriental era un punto estratégico por el cual se perdía o salvaba el Imperio español.
  Los pobladores de Montevideo obtuvieron carácter de gobernación en 1749, cuando fue reafirmando su desarrollo, transformándose en puerto de primera categoría. Acudiendo a la riqueza del territorio, por el puerto de Montevideo se exportaban cueros, pero también se exportaban e importaban géneros, manufacturas y esclavos. El intercambio era tanto legal como ilegal, y fue uno de los factores de enriquecimiento y diferenciación social a la larga.
  La posesión hispánica del territorio, se irá consolidando con nuevos poblados, nacidos oficialmente con finalidades militares o colonizadoras (como Maldonado en 1754 y San Carlos en 1763) o espontáneamente, cerca de capillas, pulperías o antiguos pueblos indígenas.


  En el siglo XVIII, el ganado, al occidente del Río Uruguay, comenzó a escasear, por esta razón, la Banda comienza a tener un papel relevante para su abastecimiento. Surgieron allí las primeras estancias. Las tierras podían ser obtenidas por gracia (repartidas por autoridades durante la fundación de Montevideo, o "mercedes, regalos ilegales hechos por autoridades), compra, o usurpación. El factor común de estas estancias era su gran extensión, falta de límites y la explotación intensiva. La producción comienza, lentamente a racionalizarse, dejando de lado las vaquerías.

Banda puerto:


Plano del puerto de  Montevideo, 1775 (anónimo).

  La Banda Oriental adquirió importancia en 1776, momento en el que las  reformas de los Borbones (familia real que sucedió a los Habsburgo, en España y modificó su política económica) crearon el virreinato del Río de la Plata, con capital en Buenos Aires. En 1791, Montevideo se convirtió en el único puerto "negrero" del plata; aumentando su potencial como puerto, ya incrementado por el libre comercio en 1778. Estos hechos estimularon la economía y la rivalidad con Buenos Aires, por la intermediación mercantil. Es por estas medidas que se dice que la Banda Oriental es de "matríz borbónica", pues son las reformas de esta familia, las que la hacen "atractiva" económicamente (aunque para los "bandeirantes", por el hecho de que fuera una zona templada, reserva de carne y cuero, granero y que tuviera vías fluviales hacia el interior del continente, esta tierra era codiciada hacía rato).
  El conflicto de intereses entre España y Portugal, por la Banda Oriental, se agudizó con la expulsión de los jesuitas de las misiones (incluida en las reformas borbónicas).

 Banda frontera
  La matríz borbónica y la geografía, no sólo repercutieron en las estructuras económicas, sino también sociales y políticas: La frontera será la condicionante decisiva en la conformación de los estilos y formas de vida que otorgan fisonomía dual y hasta antagónica al proceso histórico de la Banda Oriental. Tuvo carácter de límite para la ciudad, para la cual era una necesidad demarcar, poblar, defender y cercar; para sujetar al territorio a su puerto y aduana únicos, imponiéndole la ley de su mercado. Sin embargo, para la pradera y sus hombres, nunca tuvo carácter de límite, por el contrario, era un ámbito frecuentado, mundo de relación contínua y prolongada de su propia naturaleza y realidad. Mundo del contrabando, intercambio y del negocio, de la verdad geográfica en Iberoamérica: ámbito de confluencia, encuentro y conflicto de dos procesos colonizadores. 
"Pradera, frontera, puerto: triología condicionante de nuestro destino como pueblo"3



1. www.kalipedia.com
2. José Cardiel, "Breve relación de las Misiones del Paraguay", en "Las vaquerías del mar", Enciclopedia Uruguaya tomo 5, edit. ARCA, Montevideo, 1968. Pág. 199

3. Washington Reyes Abadie, "Conquistadores y colonizadores", Enciclopedia Uruguaya tomo 4, edit. ARCA, Montevideo, 1968. Pág. 79

domingo, 31 de mayo de 2015

Sociedad en las colonias hispanoamericanas

Cuando se habla de América Latina se hace referencia a su condición de "mestiza", esta característica comienza a perfilarse en la época colonial, como resultado de la gran afluencia de corrientes migratorias (opcionales y forzadas) que se sumaron a la población local. La diversidad étnica que provocó ese mestizaje, es visible hoy en las características biológicas y culturales de nuestros pueblos.
Caracterizada por la diversidad de tipos humanos que la conformaron, la sociedad colonial hispanoamericana fue relativamente abierta al principio de la conquista, y se  fue cerrando paulatinamente hasta convertirse en una organización rígidamente organizada.
Basada en la riqueza, el poder político y el color de la piel ("pigmentocracia"), tuvo una organización sumamente jerarquizada.




 "Las sociedades de los dominios coloniales españoles se conformaron a partir de tres grupos étnicos de diferente origen: los indígenas, nativos de América; los blancos, llegados de Europa; y los negros, provenientes de Africa. Durante el proceso de conquista y colonización fue creciendo un cuarto grupo, producto de la mezcla de los otros tres, al que se denominó castas. Como resultado de ese proceso de mestizaje se diferenciaron tres nuevos grupos entre la población: los mestizos (mezcla de español e indígena), los mulatos (mezcla de español y negra) y los zambos (mezcla de negro e indígena). Durante el siglo XVIII el proceso de mestizaje estaba muy avanzado, y en muchas regiones el número de mestizos predominaba sobre el resto de la población.
     El mestizaje se vio favorecido por el escaso número de mujeres llegadas de España, debido a que allí sólo se les permitía emigrar a las casadas. Muchos de los hijos mestizos eran producto de relaciones extramatrimoniales, ya que habitualmente los españoles sólo se casaban con españolas. Los hijos de padre y madre españoles nacidos en América fueron llamados criollos.
     La existencia de estos diferentes grupos de acuerdo con su origen o color de piel tuvo una gran importancia en la sociedad colonial del siglo XVIII. Los blancos eran una minoría, pero ocupaban los lugares de privilegio, tanto por su riqueza como por su prestigio social. Las diferencias sociales se acentuaban aún más por las diferencias de origen y de color de piel.

Las Castas.
       El aumento de la población mestiza preocupó a la minoría blanca dominante. El intento por reforzar las diferencias sociales a partir del color de la piel dio origen a una compleja clasificación de todas las posibles mezclas entre blancos, indígenas y negros. Alguno de los nombres con que denominó a las mezclas de castas fueron: tercerón, cuarterón, quinterón, octavón, castizo, morisco, calpanmulata, chino, lobo, jibaro, coyote, puchuel, albarrazado, genizaro, albino, grifo, salta atrás, tente en el aire, no te entiendo."1

A continuación se relatan las características de cada uno de los grupos étnicos mencionados.

 La población blanca
"Se integró inicialmente con los conquistadores y sus descendientes, aumentándose paulatinamente con contingentes colonos.
     Mediante una legislación adecuada la Corona procuró estimular la emigración blanca hacia los dominios  americanos. Las mujeres solas no podían pasar a Indias, solamente las casadas podían hacerlo, lo cual de alguna manera impulsó las uniones de españoles con indias y el surgimiento de un numeroso mestizaje. Frente a la inmigración legal, esto es, con la indispensable licencia real, se produjo una inmigración clandestina que no pudo ser controlada. Los extranjeros, salvo casos especiales, tenían la entrada prohibida, de ahí que su número fuese muy reducido.Blancos conquistadores.
     Después de la primera etapa inmigratoria (la del tiempo de la Conquista) hubo una segunda corriente, que tuvo distintas características. Se advierte una mayor participación de la mujer, en tanto que el interés general, más que orientarse hacia la aventura, buscó el afincamiento y el tranquilo disfrute de una propiedad.
     Las regiones más codiciadas fueron, naturalmente, aquellas que ofrecieron mayores riquezas minerales y mayor cantidad de mano de obra indígena (México y Perú). La colonización, inicialmente radicada en las Antillas y Tierra firme, se desplazó hacia esos centros, en tanto que en los territorios que ofrecían menores ventajas la colonización fue más tardía y menos intensiva(...).
     Los blancos  eran el grupo más poderoso. Lo componían los españoles y los criollos."2

Españoles o peninsulares
Españoles en América 
Español residente en América.

"Los españoles nacidos en la península Ibérica que vinieron a América tenían dentro de la colonia los mayores privilegios y estaban autorizados a asumir los cargos más importantes del gobierno y de la administración; también tenían derecho a la más alta jerarquía eclesiástica y del ejército.
Aunque, en general, los españoles no provenían de la nobleza peninsular, era frecuente que accedieran a títulos nobiliarios menores (como el que les confería el título de "hidalgos") por sus servicios a la Corona en las Indias.
Entre los españoles existían grupos que se diferenciaban por su origen en la península Ibérica: por ejemplo, la empresa colonizadora y conquistadora estuvo mayoritariamente en manos de los castellanos, más tarde llegaron al continente los catalanes y los mallorquines para organizar empresas comerciales. También se distinguían por su fortuna, o por su lugar en la economía o la administración colonial: por ejemplo, los encomenderos eran un grupo que, entre los españoles, tenían identidad propia y solían actuar defendiendo sus intereses"3
"Los españoles formaban el sector social más importante. Ocupaban los cargos políticos altos (virreyes, auditores, gobernadores). Algunos se desempeñaban como comerciantes, abogados y sacerdotes, pero eran sobre todo los propietarios de las grandes haciendas y de los yacimientos mineros.
     Una figura de gran importancia social fue el hacendado, que al estilo de los señores feudales tenía cárceles en su propiedad y ejercía justicia sobre sus dependientes. La supremacía social de los españoles se indicaba en diversas circunstancias: ocupando los primeros lugares en las ceremonias públicas y religiosas, estaban exentos del azote público, con el que se castigaba al resto de la población por incurrir en delitos menores. Tenían además las mejores posibilidades para su educación y rechazaban los trabajos agrícolas o artesanales, que consideraban exclusivos de "gente de inferior condición".4
     
Los criollos
 Eran los descendientes de españoles, nacidos en tierras americanas. A diferencia de sus progenitores, estaban en general excluidos de los cargos principales del gobierno colonial y no gozaban de todas las prerrogativas de los peninsulares."5


Los indígenas
Antes de la llegada de los españoles la población indígena de los territorios conquistados ascendía aproximadamente a doce millones y medio. Esta población se hallaba desigualmente distribuida a lo largo de dilatadas regiones; los centros principales fueron los ocupados por altas culturas autóctonas (México, Perú), convertidos luego en los núcleos virreinales más encumbrados.
     Después del proceso de la Conquista se produjo un brusco descenso de la población indígena. Entre 1492 y 1570 la disminución fue del orden de los dos millones y medio, manteniéndose a un ritmo menor a lo largo de todo el período colonial."6

Los sistemas de tutelaje indígena.

"En 1542, las "leyes nuevas" establecieron que la situación legal del indígena sería la de súbdito libre de la corona de Castilla, pero alegando "desorientación espiritual" y "atraso cultural" eran considerados como "menores de edad", incapaces de valerse por sí mismos y que requerían ser tutelados por los europeos.
Nadie podía esclavizarlos ni comprarlos (aunque en las fronteras se dio igual).
Se establecieron horarios de trabajo, prohibición del trabajo infantil (menores de 18 años), se fijaron salarios, se dieron derechos en cuanto a medidas sanitarias (defensa de la salud y atención en caso de accidentes). Lo cierto es que las leyes nuevas, en gran número de casos, no se aplicaron  tal cual se establecían, y la situación legal del indígena dio pie a los abusos por parte de encomenderos y corregidores.
Entre los sistemas de tutela, entoncontramos la encomienda, la mita, los corregimientos y las misiones.

 La Encomienda.

Creada en 1503 era un sistema de tutela y trabajo forzoso para indígenas de 18 a 50 años.
Fue el sistema más usado durante el siglo XVI.
"La encomienda consistía en la asignación, por parte de la corona, de una determinada cantidad de aborígenes a un súbdito español, encomendero, en compensación por los servicios prestados. Tras esto, el encomendero se hacía responsable de los nativos puestos a su cargo, los evangelizaba, y percibía los beneficios obtenidos del trabajo que realizaban los nativos.

Indígenas americanos
Indígenas y españoles

Durante los primeros años de la encomienda, no existía ningún tipo de regulación ni jurisdicción que garantizase los derechos de los aborígenes, por lo cual, éstos eran explotados. Con las Leyes de Burgos de 1512 se establecieron una serie de pautas con respecto al uso de la encomienda, y se hizo especial hincapié en el buen trato a los aborígenes. Sin embargo, los abusos continuaron perpetuándose."7


El encomendero debía construir una iglesia, bautizar a los recién nacidos, dar sepultura a los muertos, alfabetizar a los hijos de los caciques, dar como paga una alimentación suficiente. Los trabajos en las minas no podían superar los 5 meses y no podían recibir castigos físicos.
El encomendero debía pagar impuestos y brindar servicio militar a la corona.
Cada 50 indígenas, el encomendero debía construir 4 chozas con 1 hamaca por persona.
Cada indígena recibía una parcela hereditaria y aves de corral.
El máximo de indígenas por encomendero era de 150.

mita

La Mita.

Es un sistema de trabajo rotativo, obligatorio, asalariado, por sorteo, de origen incaico.

Se aplicó para el trabajo en minas, fortificaciones, ingenios azucareros, obrajes y obras públicas.
Los indígenas tenían un pago diario o semanal, viáticos de viaje, casa, comida, servicios religiosos, asistencia médica y días libres los domingos y feriados. Trabajaban de 7 a 8 horas por día.
La mala ventilación y desagües en las minas, el uso de las minas como dormitorio y la mala alimentación, bajos salarios, entre otras cosas, hicieron de este sistema una forma de explotación.

"La mita durante el periodo colonial fue un trabajo obligatorio de los indios varones entre 18 y 50 años a favor del estado español, éste administraba la mano de obra indígena en función a los pedidos de las diversas “industrias” españolas. La mita era por un periodo determinado, en el caso de la mita minera (Potosí y Huancavelica) el tiempo de duración era un año, por sus servicios los indios8 recibían un pago que les era insuficiente (ellos debían costear su alimentación y alojamiento durante su mita).
Los indios 
8 mitayos pertenecían al pueblo, ellos trabajaban en las minas, los obrajes, ciudades y haciendas; la autoridad colonial encargada de la organización directa de la mita era el corregidor, éste contaba con el apoyo de caciques y curas doctrineros. El gran organizador de la mita colonial fue el virrey Francisco de Toledo, quien justificó la explotación de los indios en nombre de la Iglesia y la grandeza de la corona española. Para administrar mejor la mano de obra india el virrey Toledo los concentró en reducciones.

La mita fue un gran abuso para los indios del común, fueron tantos los horrores que el virrey Pedro Fernández de Castro, el Conde de Lemos, le solicitó a la corona (Carlos II) su eliminación, pero su pedido no fue escuchado, los españoles pensaban que sin la mita las minas dejarían de ser explotadas, además se decía que los indios debían ser obligados a trabajar porque eran de naturaleza ociosa.

En el siglo XVIII, Túpac Amaru II tomó como bandera de su rebelión la eliminación de mita, pero no consiguió su objetivo debido a que fue derrotado por el visitador Areche. Durante las reformas liberales gaditanas (Constitución de Cádiz) se eliminó legalmente la mita, pero ello casi no se aplicó, recién con la independencia desapareció completamente la mita colonial."9

Los Corregimientos.

Eran pueblos indígenas dirigidos por funcionarios del estado. En ellos no podían ingresar blancos ni africanos.
Se realizaban trabajos en la tierra (que era de propiedad común) y en obrajes (especialmente textiles). Una parte de la producción iba a una caja de ayuda social (aunque el corregidor se apropiaba de ella en muchos casos).
Los indígenas se veían obligados a comprar productos innecesarios y a precios abusivos, de allí que el indígena adquiriera deudas impagables.

Las Misiones.

Eran pueblos de indígenas sometidos a tutela de la iglesia, a través de ordenes religiosas (franciscanos, jesuitas, capuchinos, domínicos).
Los jesuitas perfeccionaron el sistema y se destacaron en su labor con los guaraníes.
Cada familia tenía para su subsistencia, una chacra integrada por casa, jardín y huerto, en usufructo (no en propiedad).
La base de la producción era agrícola (tabaco, algodón, yerba) y en menor medida ganadera.
Poseían flotas fluviales y ejército (como defensa anti portuguesa).
Se trabajaba de lunes a sábado (menos feriados).
Tenían formas de distracción como el tiro al blanco, carreras de caballos, juego de pelota y conciertos.
En las misiones, los indígenas eran educados en oficios, lectura y escritura y música. Poseían imprentas, diccionarios castellano-guaraní y biblioteca en cada poblado.
Las misiones en nuestra región.
"Las Misiones Jesuíticas se establecieron en la zona de la colonización española en la Gobernación del Río de la Plata con la finalidad conjunta de civilizar a los indígenas bajo la autoridad española; y simultáneamente ejercer actos de efectiva ocupación de los territorios que estaban en una zona en la cual no se delimitaban claramente las jurisdicciones de la colonización española y portuguesa. Fueron poblaciones integradas exclusivamente por indígenas, aunque dirigidas por monjes jesuitas a los que se asignaba función sacerdotal, instaladas en territorios expresamente asignados para tal fin, comprendidos en la Provincia Jesuita del Paraguay, creada en 1604.
Existieron dos grandes grupos de Misiones, las Misiones Orientales que estaban ubicadas en los territorios a este del río Uruguay, al norte del Río Ibicuy, y a ambos lados de la actual frontera entre el Uruguay y el Brasil; y las Misiones Occidentales, situadas en actual territorio argentino de la mesopotamia de los ríos Paraná y Paraguay, en el territorio de la actual Provincia de Misiones, que son las únicas de las que se han conservado restos de sus edificaciones, y que son visitadas como lugar de interés turístico.
La primera de las Misiones fue establecida en 1624, dirigida por el Padre Guzmán quien logró fundar en territorio del actual Departamento de Soriano, ubicado al sur del Río Negro, la Misión de Santo Domingo de Soriano, cuyos pobladores fueron indios chanás.
Los padres jesuitas llegaron a establecer muchas otras Misiones sobre las costas orientales del Río Uruguay, abarcando territorio de los actuales Departamentos de Artigas y Rivera, como del sur del actual Estado brasileño de Río Grande del Sur; entre ellas las poblaciones de San Borja, San Ángel, San Juan, San Nicolás, San Luis, San Lorenzo y San Miguel, que alcanzaron en su conjunto una población superior a las 30.000 personas.
En 1604 se creó la llamada Provincia Jesuítica del Paraguay, que abarcaba los territorios habitados por indios guaraníes, compuesta por grandes extensiones de tierras llamadas “estancias” y dentro de cuyo territorio los jesuitas instalaron un total de 30 misiones; de las cuales siete estuvieron situadas al este del Río Uruguay, y fueron denominadas “Los siete pueblos de las Misiones”, integrados por San Borja, de 1682; San Nicolás, de 1687; San Miguel, de 1687; San Luis, de 1687; San Lorenzo, de 1690; San Juan, de 1697 y San Ángel, de 1706.
Las misiones orientales estaban en el territorio actual del Estado de Río Grande del Sur, un territorio que integraba la indefinida frontera entre las zonas de influencia de los españoles y los portugueses; y en el cual incursionaban alternativamente. Comenzaron a establecerse para detener la expasión portuguesa, a partir de una primer reducción de San Nicolás fundada en 1626 por el jesuita Roque González, aunque fue abandonada en 1637.
Luego, en 1632, el jesuita Cristóbal de Mendoza fundó la misión de San Miguel de Arcángel, en las costas del Río Ibicuy; una misión que alcanzó su mejor época en las primeras cinco décadas del siglo XVIII, habiendo llegado a tener una población de alrededor de 6.000 habitantes, pero luego entró en sostenida decadencia. Actualmente, sus ruinas han sido restauradas y — conjuntamente con los de la Misión de San Ignacio Miní, en Argentina y los de las Misiones de Trinidad y de Jesús en Paraguay — constituyen los únicos restos de las Misiones Jesuíticas.
También llamadas reducciones, las Misiones estaban organizadas en una estructura de cargos públicos similar a la de las ciudades españolas. En cada una de ellas existía un Jefe superior, alcaldes y regidores que integraban el Cabildo; cargos que eran todos ellos ejercidos por indios (generalmente los caciques); aunque no poseían iniciativa propia y tenían solamente la función de ejecutar las directivas de los sacerdotes que dirigían la misión.
Los jesuitas fueron transformando gradualmente las costumbres de los indígenas; atendiendo primariamente a aquellos aspectos más contrarios a los principios de la religión católica, como la antropofagia y la poligamia. Orientaron la organización familiar de la tribu guaraní en base a la monogamia; para lo cual construyeron en sus Misiones un tipo de habitaciones que se conocen como “tiras”; por cuanto las unidades de habitación eran contiguas, pero en cada una habitaba solamente una familia, destinando la primera a la familia del cacique.

En otros aspectos, no modificaron mayormente las estructuras culturales y sociales; manteniendo el idioma indígena que los jesuitas aprendieron. Las comunidades que formaban las misiones tenían una estructura económica primitiva, prácticamente eran economías de subsistencia; así que pudieron mantener sus características conforme a las cuales el concepto de la propiedad quedaba limitado a los utensilios personales. El proceso educativo de los indígenas en cuanto a la dedicación organizada al trabajo productivo de tipo agrícola y ganadero, resultaba compatible con la disponibilidad en común de los bienes de consumo y de uso, que concordaba además con las prácticas usuales en las comunidades de las órdenes religiosas cristianas.
La Compañía de Jesús es una orden religiosa que fue fundada en el año 1534, por Iñigo López de Recalde, que luego fuera canonizado por la Iglesia Católica como San Ignacio de Loyola. Integrada inicialmente por un grupo de jóvenes estudiantes de la Universidad de París, la existencia de la Orden fue aprobada por el Papa Pablo III, en 1540.
Los integrantes de la Compañía de Jesús, se denominan jesuitas. Su fundador, Ignacio de Loyola, centró las determinantes de su fé religiosa en la figura de Jesucristo; del mismo modo que otras órdenes religiosas lo hicieron en la Virgen María o en otras figuras prominentes de la religión católica.
La Compañía de Jesús tuvo como uno de sus objetivos primarios, ejercer la defensa de la Iglesia Católica, especialmente ante el surgimiento en Europa de la Reforma Luterana; y se convirtió en uno de los principales impulsores de la llamada Contrarreforma. El lema de su fundador era Omni ad maiorem Dei gloriam, (Todo para la mayor gloria de Dios).
Una de sus metas principales era propagar la fe cristiana entre los indios paganos del nuevo mundo; por lo cual muchos jesuitas europeos se dirigieron al continente americano; destacándose entre ellos varios de origen húngaro. Algunos se dirigieron a la zona de los Ríos Amazonas y Marañón, y sus afluentes, actuando como misioneros entre los indios de esas regiones; con lo cual realizaron también indirectamente una interesante actividad en cuanto al conocimiento geográfico de esas regiones, especialmente en cuanto a la delimitación de los territorios asignados a España y Portugal.
La actividad de los jesuitas fue también muy importante en América en el campo científico. Siendo muchos de ellos personas sumamente cultas, no solamente aprendieron y cultivaron los idiomas indígenas y tradujeron a los mismos los textos sagrados del catolicismo; sino que estudiaron la flora — incluso las plantas medicinales — la fauna, la geografía y hasta la astronomía en estos territorios. El primer libro de geografía de América del Sur publicado en España, fue obra de un jesuita húngaro, Ferenc Limp, llegado a Buenos Aires en 1729, quien lo escribió en la Misión de Yapeyú.
Los jesuitas tuvieron una importante actuación en el desarrollo de los más antiguos centros culturales de América del Sur, como las Universidades de Lima y de Córdoba."10

La esclavitud

Esclavo negro
Esclavo negro


La esclavitud fue el primero de los sistemas de trabajo en emplearse en América. Pero tras el reconocimiento de los nativos como súbditos de la Corona y los escritos del fray Bartolomé de las Casas que impulsaron las Leyes de Burgos de 1512, la esclavitud de los aborígenes quedó abolida, y se reemplazó por sistemas semiesclavistas (la encomienda y el repartimiento). La necesidad de una mano de obra aún más barata que la nativa, impulsó la importación de esclavos del África subsahariana. El comercio de esclavos se consolidó rápidamente y gracias a ello se constituyó el denominado sistema de "comercio triangular", mediante el
cual, se importaban esclavos a América, los cuales eran
El comercio triangular
El comercio triangular
utilizados en las grandes plantaciones, las materias primas producidas se exportaban hacia la Europa preindustrial. 11



Los africanos.
"Habían llegado desde África, como esclavos, para trabajar en las plantaciones de las regiones tropicales americanas. Posteriormente, también fueron adquiridos para las tareas domésticas. Se los vendía como mercaderías y sus dueños podían decidir sobre sus vidas. Junto con los indígenas constituían el 88% de la población colonial.
     Los españoles trajeron al Río de la Plata y al Tucumán algunos africanos comprados en el Brasil. Pero, desde 1713, los africanos entraron a estas tierras en mayor número, luego de la Paz de Utrecht, que puso fin a la guerra de la sucesión española. Un tratado anexo entre España e Inglaterra -el Tratado del Asiento- abría el tráfico de esclavos a los traficantes ingleses, agrupados en la Compañía del Mar del Sur. La compañía traficante de esclavos estaba autorizada a introducir, en forma monopólica, africanos en varios puertos americanos -entre ellos, Buenos Aires- por treinta años. En Buenos Aires, los esclavos eran vendidos localmente o distribuidos en las ciudades del interior. En las ciudades, los esclavos trabajaban en tareas domésticas en las casas de los españoles ricos o como artesanos en talleres. En el campo, trabajaban en las estancias y haciendas de los españoles. La población de origen africano fue muy abundante en la ciudad y en la campaña de Tucumán y Buenos Aires."12
"Los africanos traídos por la fuerza desde el África central o ecuatorial eran comercializados como esclavos por empresas portuguesas e inglesas.
Muchos esclavos eran utilizados en las tareas de mayor compromiso físico, en las minas o en labores agrícolas extensivas, dado que en ocasiones eran más eficaces para el trabajo que los indígenas americanos. También fueron trasladados para llenar el vacío dejado por la desaparición de poblaciones indígenas completas, como sucedió, por ejemplo, en la zona del Caribe. No tenían amparo legal ni social alguno, eran considerados "bienes" de sus dueños. Sus faltas se pagaban con dureza: los que lograban escapar eran perseguidos y ajusticiados de manera ejemplar para evitar nuevas evasiones.
Entre la población negra, había quienes practicaban cultos chamánicos y animistas que estuvieron fuertemente censurados por sus dueños; dichas prácticas terminaron produciendo una mezcla cultural compleja, como el vudú haitiano o el candomblé del Brasil, que se difundió entre toda la población americana. De toda la riqueza de su cultura, uno de sus aportes más importantes es la música: no hay ritmo latinoamericano que no tenga o haya tenido influencia africana."13
El promedio de vida de los africanos, era de 28 años. Tenían derechos (a la vida, al nombre, a ser bautizado, al matrimonio dentro de su etnia, al ahorro, a comprar su libertad, a ser manumitidos o sea libertos por el amo), pero no siempre se cumplían.
"Europa caníbal
"Los esclavos subían temblando a los barcos. Creían que iban a ser comidos. Tan equivocados no estaban. Al fin y al cabo, el tráfico negrero fue la boca que devoró al África"*

Durante más de tres siglos millones de personas fueron arrancadas de su tierra, África.
Ello se hizo en condiciones infrahumanas y fueron esclavizadas en América.
¿Qué sabemos de este largo período de la Historia?
¿Cómo cambió este hecho las características de nuestro continente?
 

*GALEANO, Eduardo (2008) "Espejos. Una historia casi universal", Ediciones del Chanchito, Montevideo. pp. 149


"La esclavitud es una de las formas más antiguas de dominación del hombre sobre el hombre".
Durante la Época Antigua, en Europa, y en América antes de la llegada de los europeos, el esclavo era un producto de la conquista militar de un pueblo sobre otro, básicamente un botín de guerra.
¿Por qué se eligieron esclavos negros?
La expansión del cristianismo en Europa hizo que se rechazara la esclavitud de otros seres humanos. Como los negros africanos tenían características físicas y culturales marcadamente diferentes, los europeos declaran a los africanos como "seres sin almas", y de esta manera justifican su esclavitud.
En el caso de la esclavitud moderna,el esclavo era considerado como una mercancía es decir "aquello que se puede vender o comprar", no era solamente un hombre que dependía del poder de otro.
Millones de esclavos fueron capturados por la fuerza en el continente africano, "entre los cuales había médicos, juristas, escritores, músicos y escultores marcharon rumbo a las plantaciones de América".
¿Qué sucedía en África durante todo el período de captura de esclavos?
Existieron numerosas guerras entre los distintos grupos africanos. Gran cantidad de tribus se deshicieron porque sus miembros fueron esclavizados o muertos. Los jóvenes eran los esclavos más buscados, esto causó un empobrecimiento y una reducción muy fuerte de la población más productiva.

Notas.
1. http://www.oni.escuelas.edu/
2. Ídem.
3. http://www.uy.kalipedia.com/
4.http://www.oni.escuelas.edu/
5.Ídem.
6.Ídem.
7.http://www.claseshistoria.com/
8. Así se encuentra en el texto original, lo correcto, conceptualmente, es referirnos a los "indígenas".
9.http://radio.rpp.com.pe/peruanosenelexterior/la-mita-en-el-peru-colonial/
10. http://www.escueladigital.com.uy/
11.http://www.claseshistoria.com/
12.www.oni.escuelas.edu
13. Ídem.
14.http://www.ceibal.edu.uy
15.Ídem.

Economía Hispanoamericana entre los siglos XVII y XVIII


LA ECONOMÍA HISPANOAMERICANA DURANTE LOS SIGLOS XVII Y XVIII.

El contacto entre América y Europa, dio origen a un importante intercambio de especies animales y vegetales, que cambiaron la economía de ambos continentes. Desde los inicios, los españoles se interesaron en las plantas americanas, base de la alimentación y de las medicinas indígenas. El uso y la difusión de las plantas americanas y europeas, fue, al comienzo, en forma aislada realizado por soldados, marinos y las órdenes religiosas. Luego se realizará a través de la Corona española.

La explotación de los recursos americanos.

La explotación de los recursos se realizó en dos etapas:
·         en la primera mitad del siglo XVI se produjo la etapa extractiva: se apoderaron, de los tesoros indígenas.
·         a mediados del siglo XVI comenzó la etapa “productiva” con la explotación de las minas de plata de Zacatecas en México y de Potosí en Perú.
Los reyes mantenían derechos de propiedad, -regalías-, sobre determinados bienes: minas de oro y plata, extracción de la sal, piedras preciosas, perlas, así como sobre las tierras sin repartir. Pero en general, concedían la explotación de esos bienes a los particulares, a cambio de la entrega, generalmente, del quinto de lo producido, llamado "quinto real".

La minería.


La explotación minera fue la principal fuente de ingreso para España. Los yacimientos podían ser de metales preciosos, -como oro, plata, platino-, de metales útiles, - como mercurio, cobre, estaño, hierro y plomo-, de piedras preciosas, -esmeraldas-, de sal, de azufre, y de piedra caliza. La explotación no fue fácil debido a las zonas en que se encontraban los yacimientos, la falta de técnicos europeos y de mano de obra calificada, el anegamiento de las galerías de las minas, entre otras razones.A fines del siglo XVIII, las minas de plata censadas en el Perú eran 546. Por esta razón, los virreinatos de México y de Perú fueron considerados como los "virreinatos del oro y de la plata".A partir de 1630 comienza a declinar la producción minera. Las razones de esta reducción fueron: el aumento del contrabando de los metales, el costo de la producción, la disminución del rendimiento de las minas, el aumento de los impuestos, la reducción de la mano de obra y el consumo por parte de la población de objetos de plata y oro.

 El metal precioso americano le sirvió a España para:
·         Pagar los gastos de la Corona, y de la administración del Imperio: funcionarios, ejército, etc.
·         Costear las guerras de los reyes en Europa.
·         Armar los buques de escolta de la armada real que acompañaban a los convoyes que entraban y salían de España a América.
·         Comprar mercaderías a otros países para abastecerse ella y a América. Por esta razón, salieron de España enormes cantidades de metales preciosos, durante los siglos XVI y XVII, beneficiando a países como Francia, Holanda e Inglaterra.


La Tierra.



El concepto de propiedad de la tierra era desconocido entre las civilizaciones indígenas. Pero, los derechos generados por cientos de años de uso se perdieron así como el intercambio de productos entre las comunidades, de acuerdo a lo que cada una producía, como resultado de la conquista. La propiedad de la tierra pasó a corresponder, por derecho y en teoría a la Corona española. Pero por "gracia" o "concesión" (también llamada "merced"), los particulares podían adquirir títulos de propiedad sobre ella.A partir del siglo XVIII, y como consecuencia del descenso demográfico y de la producción minera, se generalizó el proceso de apropiación de tierras. Surgieron así los latifundios, las típicas haciendas coloniales.La mano de obra de este tipo de propiedad estuvo representado por el peón, aunque hubo variantes regionales. Los pueblos de indios, que necesitaban tierras suficientes para producir y garantizar el pago de los tributos en especie, se vieron perjudicados.La Iglesia, en especial las órdenes religiosas, tuvieron un papel muy importante en la formación de la gran propiedad: a través de donaciones, compras, usurpaciones y herencias, lograron acumular la mayor fortuna territorial del mundo colonial.


Café












Tabaco

Cacao
Estos cultivos fueron producidos en latifundios y junto con otros productos nativos americanos, como la papaya, la palta, el maní, el maíz, la papa, el tomate y el ají, fueron internándose en las costumbres culinarias y/o hábitos de los europeos.
En el Río de la Plata, los españoles no encontraron riquezas minerales, ni posibilidades de grandes plantaciones. El interés que los atrajo a esta zona fue el comercial y la posterior posibilidad de la ganadería, formándose así importantes puertos (como Buenos Aires y Montevideo) y vaquerías (gracias a las cuales se conformó el tipo social del gaucho).

Manufacturas.

Las manufacturas no tuvieron gran desarrollo en América porque el gobierno español no las fomentó o las prohibió para evitar la competencia con las españolas. Pero a medida que la población americana aumentó, no bastó con la producción importada. Se hizo necesario desarrollar algunas manufacturas como: la industria minera, -especialmente la de la plata-; la industria azucarera; la carpintería; la textil (obrajes); la naval y la maderera. También se elaboró harinas, vinos, aguardientes y chocolates. Se utilizó el cuero y con la carne se hizo charque; se aprovechó la miel. La manufactura más extendida fue la textil realizada con mano de obra indígena. México fue el único territorio al que se le permitió la fabricación de cerámica.
El comercio entre España y América.

La política comercial española con respecto a América se basó en el Mercantilismo. Se estimaba que América era una fuente de riquezas: ofrecía mercados para los productos españoles, suministraba materias primas y, sobre todo, producía enormes cantidades de metales preciosos. Por ello, España monopolizó todo el comercio con las Indias. Esta política monopolista se mantuvo hasta el fin del régimen colonial. A esto se le llamó " pacto colonial".

Los instrumentos del mercantilismo.

Ø  Puerto único:

Los puertos de Sevilla, y luego Cádiz, monopolizaron el comercio con América. Los comerciantes,  controlaban el volumen y la calidad de la mercadería que salía hacia América y establecían, según su parecer, los precios para su venta en ella.Este sistema de "puerto único" tenía su similar en América. Sólo tres puertos estaban habilitados para el comercio con España: Veracruz en México, Cartagena en Nueva Granada (Colombia) y Portobelo en Panamá. De esta manera se llevaban productos de América y Europa a Oriente y se traía mercadería de esta zona.

Ø Flotas y Galeones


El comercio con América se realizaba a través del sistema llamado de "flotas y galeones". Eran barcos de carga protegidos por barcos de guerra, -galeones- , para evitar la acción de los corsarios y los piratas, y asegurar que los metales preciosos llegaran a España. Se enviaban dos flotas por año: una salía de España en abril y se dirigía a Veracruz en México; la otra salía en agosto y llegaba a Portobelo y Cartagena. Ambas se reunían en la Habana en marzo del año siguiente y regresaban juntas a España. El comercio entre las diversas regiones de América estaba prohibido sobre todo de los artículos que le pudieran hacer competencia a los que exportaba España.

Ø  Comercio con América del Sur:

El comercio con América del Sur se realizaba desde Panamá por el Océano Pacífico hacia el puerto del Callao, en Perú. Desde allí, y a lomo de mula, utilizando los caminos indígenas, se cruzaba la cordillera de los Andes y se abastecía la zona del Río de la Plata. Debido a las distancias y a los innumerables intermediarios, un producto que llegaba al Río de la Plata se encarecía hasta un 600 %.

El fracaso del monopolio.


España tenía muy poco desarrollada su producción y no pudo abastecer todas las necesidades americanas. Por ello debió recurrir a la compra de mercaderías extranjeras, especialmente de Flandes, Francia e Inglaterra. Los comerciantes españoles se transformaron, así, en simples intermediarios. España tuvo, por este motivo, una balanza comercial desfavorable, pues el oro proveniente de las Indias pagaba sus importaciones europeas. Por su parte, las colonias estuvieron irregular e insuficientemente abastecidas de productos europeos. Esto permitió el desarrollo del contrabando en América.Los principales protagonistas de esta actividad fueron ingleses y franceses. A través del contrabando, los americanos recibían mercaderías más variadas y a precios más bajos que las que provenían de España. La reacción de las autoridades españolas ante estos graves peligros, fue por un lado, proteger los barcos con galeones; por otro, la construcción de fortificaciones para proteger los puertos, con guarniciones militares profesionales. Los corsarios eran franceses, holandeses, pero el papel más importante fue desempeñado por los ingleses. Los personajes que alcanzaron la mayor celebridad fueron Hawkins, Drake y Morgan. "

Exceptuando los textos que acompañan las imágenes, los textos fueron  extraídos de CD “Colección Historia Digital. La Historia, saber en construcción, 2º año.”, en http://profesordehistoriajesusmourin.blogspot.com/


"El Río de la Plata presentaba algunas ventajas para el comercio ilegal: era difícil de controlar por las autoridades españolas asentadas en la lejana Lima -la capital del Virreinato del Perú- y estaba muy cerca del Brasil, desde donde partían los barcos de los comerciantes portugueses. Estas circunstancias permitieron que creciera la importancia de la ciudad de Buenos Aires - ubicada en una zona  de escasa relevancia económica hasta ese momento- como centro de un activo contrabando. Por su puerto ingresaban clandestinamente productos para abastecer al interior -en especial al Tucumán y a Potosí-, por allí pasaba la plata potosina directamente a manos de los comerciantes europeos."
Texto extraido de M. Alonso y otros, "Historia. Europa Moderna y América colonial", edit. Aique, Bs. As., 1995



ECONOMÍA MUNDO.

"La organización de imperios coloniales desde el siglo XV significó la creación de una economía mundo en la que distintas regiones, como América, Asia y África estaban conectadas con Europa. En el siglo XVIII Inglaterra se convirtió en la principal potencia mundial. Estableció colonias de las cuales obtuvo materias primas baratas y en las que podía colocar sus productos elaborados." (M. Alonso y otros. "Historia. Europa Moderna y América colonial, Edit. Aique, Bs.As., 1995)

El comercio triangular.


Durante la época colonial (y luego, con algunas variantes también), se dio lo que se llamó el comercio triangular: Tres continentes se unían comercialmente, América exportaba materias primas y alimentos, Europa productos elaborados y África esclavos. Quienes controlaban estos flujos comerciales eran las potencias europeas, España y Portugal primero e Inglaterra luego.

El comercio triangular